Dirigentes de la Federación Minera de Chile, entregaron una carta al intendente de Antofagasta, Valentín Volta, en la cual se plantean una serie de problemáticas que están afectando a los trabajadores de sus sindicatos base de la zona norte.

Carta Federación Minera de Chile :

Señor

Intendente Regional

Valentín Volta Valencia

Presente.-

De nuestra consideración:

La Federación Minera de Chile viene a declarar que , independientemente  de la difícil situación que atraviesa la zona norte del  país, es absolutamente necesario abordar temáticas urgentes que de una u otra manera están perjudicando al sector minero del país. Son los trabajadores quienes, además de sortear los difíciles momentos que atraviesan producto de la contingencia social, deben soportar cargas laborales y presión impuestas arbitrariamente por las empresas locales y transnacionales de la industria  minera.

En la actualidad  la falta de estabilidad laboral, se presenta como la mayor amenaza contra la clase trabajadora, y por ende constituye el mayor temor de ésta y a la vez esta amenaza de  inestabilidad constituye un instrumento de presión utilizado por esta industria.

En el marco de lo anteriormente expuesto y a modo de ejemplos deseamos plantear a las autoridades regionales problemáticas que afectan a trabajadores afiliados a nuestros sindicatos bases en regiones de la zona norte del país:

1.- Compañía Minera Caserones, ubicada al interior de Copiapó, entregó un trato indigno e inhumano a sus  trabajadores que, producto del mal tiempo, quedaron aislados sin poder bajar desde 3.500 mts, esta empresa  sólo se ha preocupado de mantener su producción.

Esta misma empresa,  hace unos días fue multada en el orden de 7 mil millones de pesos por una serie de incumplimientos a la norma medio ambiental.

Las problemáticas medioambientales se replican  en varias mineras del país. Las irresponsabilidades de la empresas al ejecutar proyectos y la falta de diligencia del estado  para velar por el cumplimiento de la normativa vigente,  repercuten negativamente en los trabajadores, siendo éstos amenazados con la temida inestabilidad laboral, en caso de no ejecutarse  proyectos.

2.- Falta de oportunidad, celeridad y respuesta para responder a múltiples denuncias  realizadas por diversos sindicatos ante  las Direcciones Regionales del Trabajo de las regiones en las que se encuentran nuestros sindicatos afiliados, y que han motivado la movilización de algunos sindicatos debido a los abusos e incumplimientos de parte de las empresas mineras, ante la falta de acción de la autoridad laboral administrativa competente.

3.- En la segunda región, Minera Escondida ha implementado un plan de retiro forzado, que desde un comienzo ha perseguido la  desvinculación de trabajadores enfermos o con cargas familiares afectadas por problemas de salud de alto costo. Dicho plan busca, mediante la reducción de costos y personal “improductivo”, maximizar la rentabilidad de una de las empresas mineras más lucrativas del mundo, objetivo ilegítimo que afecta a trabajadores y sus cargas familiares  enfermas.

Esta situación ha movilizado a los dirigentes del sindicato  N°1 de Minera Escondida, quienes han desarrollado una serie de acciones con la finalidad de hacer frente a la prepotencia con la que actúa esta empresa transnacional. En este marco expresamos nuestra total solidaridad con los dirigentes Carlos Allendes y Juan Rivas, quienes ya cumplieron más de 20 días en huelga de hambre sin que Escondida entregue señales de querer entablar el diálogo que se requiere para buscar una solución al conflicto generado con este denominado “Plan de Retiro”.

Por lo anteriormente expuesto, nuestra organización exige a las máximas autoridades regionales donde se vivencian las problemáticas antes mencionadas, que intervengan en beneficio de los trabajadores afectados, velando por el cumplimiento del deber de protección que le corresponde al Estado.

Sin otro particular,

Gustavo Tapia

Presidente Federación Minera de Chile