Dirigentes de distintos sindicatos de la Federación Minera de Chile, con base en las más importantes ciudades del país, han participado de los Talleres Técnicos regionales, que tienen como objetivo recoger la opinión de los trabajadores como parte del proceso de implementación de la Política Nacional de Seguridad y Salud en el Trabajo.

Dirigentes de la Federación Minera de Chile participaron del Taller Técnico realizado en Antofagasta y que enmarca en la implementación del Programa Regional de Seguridad y Salud en el Trabajo y que es impulsado por los ministerios del Trabajo y Previsión Social y el de Salud.

Dicha instancia tiene como finalidad recoger la opinión respecto a los elementos fundamentales  a considerar en el proceso de formulación del Programa Nacional de Salud y Seguridad en el trabajo, el cual requiere la participación tripartita de la ciudadanía y los actores regionales.

En los Talleres Técnicos , realizados a lo largo de todo el país, participan empleadores, trabajadores y gobierno con el objetivo de bajar la tasa de accidentabilidad laboral.

Al respecto, Ronald Salcedo, presidente del Sindicato Spence señaló que “siempre son importantes estas instancias donde se escucha la opinión de los trabajadores, a pesar que no siempre es considerada en las grandes decisiones para la definición de políticas de Estado en el ámbito laboral. No obstante, destacamos estas mesas tripartitas de trabajo que buscan mejorar las condiciones laborales de los trabajadores del país”.

“En ese sentido, creemos que asegurar la consagración constitucional de seguridad y salud en el trabajo es un anhelo postergado por años para el mundo de los trabajadores, lo cual se ve reflejado en el nulo avance en el proceso de ratificación del Convenio 176 de la OIT, que en el caso de los trabajadores mineros, se trata de una herramienta fundamental para terminar con las fatalidades en nuestro sector”, explicó el dirigente.

Cabe precisar que , entre otros aspectos, la implementación de la Política Nacional de Seguridad y Salud en el Trabajo , considera la actualización del listado de enfermedades profesionales, identificar los factores de riesgo de accidentes y crear un fondo de capacitación y formación de competencias en seguridad en beneficio de los trabajadores, dirigentes y miembros de los comités paritarios de las diferentes empresas, tanto públicas como privadas.

POLÍTICA NACIONAL DE SEGURIDAD Y SALUD EN EL TRABAJO

La Política Nacional de Seguridad y Salud en el Trabajo (PNSST) se enmarca dentro de los lineamientos establecidos en el Convenio 187 de la OIT, sobre el Marco Promocional para la Seguridad y Salud en el trabajo, ratificado por Chile el 27 de abril de 2011, y en el Programa de Gobierno de la Presidenta Michelle Bachelet, el cual señala que “debemos avanzar hacia una cultura que previene, controla y reduce los riesgos laborales, implementando una Política Nacional de Seguridad y Salud en el Trabajo que incorpore activamente a los sectores y modernice la institucionalidad”, cuyo proceso de consulta se enmarca en un diálogo participativo que ha considerado:

  1. La participación tripartita. Tanto en el diseño, como en la formulación de la PNSST se ha considerado la participación y opinión de las organizaciones más representativas de trabajadores (CUT), empleadores (CPC) e instituciones públicas relacionadas con los temas de seguridad y salud en el trabajo.
  2. La participación de los actores regionales. Considerando que las regiones tienen distintas realidades en materias de seguridad y salud en el trabajo, para formular la política se ha tenido en cuenta la opinión de los actores más relevantes a nivel regional, ya sea, organizaciones sindicales, gremiales, empleadores, universidades y organismos públicos relacionados con la seguridad y salud en el trabajo.

Principios

La formulación de la Política, su implementación y todas las actividades que de ella deriven, han tenido y tendrán como ejes centrales, los siguientes principios:

  1. a) El respeto a la vida e integridad física y psíquica de los/as trabajadores/as constituye una garantía de derecho fundamental.
  2. b) Un enfoque de prevención de los riesgos laborales, esto es, priorizar las medidas preventivas por sobre las medidas de protección.
  3. c) Equidad e igualdad de género.
  4. d) Universalidad e inclusión ello implica que la política y las acciones derivadas de ésta, considerará a todos/as los/as trabajadores/as, ya sea, dependientes o independientes, del sector público o privado, sin discriminación.
  5. e) Solidaridad en el aseguramiento de los riesgos laborales.
  6. f) Participación y diálogo social en el proceso de diseño, implementación, evaluación e implementación de las mejoras de la política y acciones que se realicen.
  7. g) Integralidad en la implementación de las actividades preventivas y en las prestaciones médicas, económicas, de rehabilitación y reeducación, incluyendo la reinserción laboral e integración de las personas en situación de discapacidad.
  8. h) Unidad de acción y coordinación entre las distintas instancias públicas o privadas relacionadas con la seguridad y salud en el trabajo.
  9. i) Mejora continua en la implementación de la Política y las acciones derivadas de ésta, implementando para ello un proceso de revisión continuo.
  10. j) El empleador será responsable de la gestión integral de los riesgos en los lugares de trabajo.