Producto del no cumplimiento de un Plan de Salud establecido desde 1990, trescientos dieciséis profesionales ex trabajadores de Codelco y principalmente de la División Chuquicamata y entre ellos gerentes y hasta un presidente ejecutivo, establecieron un recurso de protección en contra de la Isapre Chuquicamata, por incumplimiento de contrato y por modificar unilateralmente las condiciones de servicios a usuarios que convinieron ser atendidos por la entidad de manera vitalicia. 

En su momento las partes acordaron que el trabajador debía hacer un pago adicional que efectuaron mientras desempeñaban sus funciones, cantidades millonarias que desembolsaron los profesionales, a fin de afianzar la atención de salud, que ahora se les quiere restar o a lo menos cambiar el procedimiento.

De acuerdo a lo explicado por algunos de los afectados, ellos durante su permanencia en Codelco, hicieron los respectivos pagos y hoy están retirados de la empresa y por cierto quieren seguir con los beneficios.

El convenio de salud, que data desde 1990, establecía una cuota de inscripción que era la principal condición. Esa cuota se fijó en 48 unidades de fomento, las que fueron descontándose mensualmente hasta cubrir las 48UF más IVA.

Se estableció en ese entonces que debía de sumarse unos 500 inscritos para que el beneficio pudiera rendir sus frutos. En un momento determinado una vez egresados, podían seguir en la Isapre Chuquicamata, a su vez se daba la posibilidad de que también, por alguna razón fallecía, podían continuar las cargas familiares, siempre que pagaran otro monto adicional.

problemas

El plan era colectivo para ese grupo de personas. Pero hace aproximadamente un mes y medio la Isapre les remitió un documento a cada profesional los que ya no están en Codelco planteándoles la necesidad de hacer una modificación al contrato, argumentando que el plan se encontraba desfinanciado.

Ante eso, los ex trabajadores debían firmar antes del 31 de julio para que la empresa pudiera incorporar cláusulas que permitiera modificar los planes a futuro.

De no hacerlo así, la Isapre caducaría el plan y ofrecería otros beneficios de acuerdo a las condiciones que ella estableciera.

Los afectados consideran que hay una transgresión al derecho de propiedad que a cada persona le asiste respecto de un contrato donde participaron dos partes.

Por esa situación se hizo una presentación ante la Corte de Apelaciones de Antofagasta, por considerar que ellos tienen derechos que se deben cumplir.

Fue interpuesto un recurso de protección, al que se han sumado a la fecha 316 personas, entre ellos altos ex ejecutivos de la empresa, un ex presidente ejecutivo, gerentes generales y muchos ex supervisores.

Se estableció que la Corte de Apelaciones de Antofagasta, la que otorgó 15 días a la entidad previsional para que entregue las explicaciones frente a la denuncia.

De acuerdo a lo informado por el dirigente Augusto González, son alrededor de ochocientos supervisores afectados, pero lamentablemente el Sindicato actualmente no tiene ningún vínculo con ellos, por lo que trabajan precisamente en restablecer la comunicación con ellos. De hecho hay supervisores de Santiago, Antofagasta y Calama que están organizándose para aunar fuerzas y velar por sus intereses.

apoyo

Agregó que en la medida en que se puede el Sindicato de Supervisores ha brindado el apoyo posible para estas personas, pero la idea es lograr algún acuerdo.

Por esa misma razón es que como directorio se han reunido con el gerente de la Isapre Chuquicamata y la idea es buscar instancias de diálogo para ver soluciones. No obstante manifestó que hoy los profesionales afectados requieren de alguna corporación o entidad que les represente para establecer esas conversaciones.

Los afectados son ex supervisores de Chuquicamata y la Casa Matriz de Codelco. En esta última hay un departamento de bienestar para ex supervisores y por lo mismo con ellos se contactarán como sindicato. «La idea es que se agrupen y poder negociar con la isapre, ese es el objetivo final».(MERCURIO CALAMA)