El mandatario afirmó que respetará a compañías que den trabajo y realicen inversiones, pero avanzará con las que no lo hagan.

 Fuerte advertencia. El presidente de Bolivia, Evo Morales, dijo ayer en Roma, donde fue nombrado embajador especial de la FAO para la quinua, que su Gobierno recuperará las concesiones otorgadas a las empresas si las mismas no invierten.

 “Tenemos una política nacional de recuperar todos nuestros recursos naturales, pero respetamos las inversiones. Si se adjudicaron por concesiones y bajo el reconocimiento de los trabajadores y si hay inversión estas serán respetadas. Si no hay inversión nosotros vamos a recuperarlas y gobernar obedeciendo al pueblo”, dijo el presidente boliviano en la capital italiana.

 Morales hizo estas declaraciones al ser consultado en una rueda de prensa por la nacionalización de la minera Colquiri, filial de la firma suiza Glencore, anunciada el domingo por el ministro de la presidencia boliviano, Juan Ramón Quintana, quien no concretó cuándo se llevará a cabo la operación.

  Glencore gestiona en Bolivia varias minas por medio de su filial Sinchi Wayra, que controla la compañía Colquiri para la explotación del zinc y el estaño en una mina que tiene cerca de 400 obreros en el oeste del país del altiplano.

 Al respecto, el gobernante boliviano declaró que esa nacionalización se efectuará en función de lo que decidan los trabajadores de la empresa.

 El ministro de la presidencia había afirmado el domingo que la nacionalización fue decidida en una reunión con los sindicatos mineros nacionales y los del pueblo de Colquiri, situado en el departamento andino de La Paz.

  Desde que llegó al poder, en 2006, el presidente Evo Morales ha nacionalizado varias compañías en diversos sectores, como los de hidrocarburos, electricidad, telecomunicaciones, minería y cemento. “Nos ha ido muy bien con la recuperación de los hidrocarburos. Y, con disculpas a Europa, recomiendo a Africa nacionalizar sus recursos naturales”, dijo.

 ANUNCIO

 El Gobierno boliviano anunció el domingo su decisión de nacionalizar la empresa minera Colquiri, filial de la firma suiza Glencore, que opera en el occidente del país andino.

 “Eso está decidido. El Gobierno a través de la Comibol (Corporación Minera de Bolivia) se hará cargo de la explotación de ese emprendimiento minero. Sin embargo, hay otro contrato de arrendamiento con la Cooperativa 26 de Febrero, el Gobierno ha manifestado su plena disposición a respetar las áreas de explotación minera de las cooperativas”, declaró el ministro de la Presidencia de Bolivia, Juan Ramón Quintana.

 No obstante, Quintana señaló que el Ejecutivo no planea nacionalizar la totalidad de las actividades mineras que se realizan en Colquiri y apostilló que “para la nacionalización completa de ese yacimiento, ubicado en el sur del departamento de La Paz, se requiere un acuerdo previo y concertado entre los mineros que operan en esa zona”.

 Tras explicar que con esta medida las autoridades gubernamentales buscan poner fin a las tensiones existentes entre obreros asalariados y los cooperativistas que operan en estas minas, Quintana declaró que “el Gobierno no quiere violar sus derechos, porque son derechos legítimos a explotar un área minera y, por lo tanto, el Gobierno no está agrediendo esos derechos”.

 Actualmente unos 400 mineros trabajan en las minas de estaño y zinc de la compañía Colquiri, que desarrolla sus actividades bajo el auspicio de Sinchi Wayra, filial de la suiza Glencore, a través de cual la compañía europea opera en varias minas en Bolivia.

 A inicios del pasado mes de mayo, Bolivia anunció su decisión de nacionalizar la empresa Transportadora de Electricidad S.A., administrada por la empresa Red Eléctrica Internacional, filial del Grupo Red Eléctrica de España (REE).

 La nacionalización del REE en el país andino se produjo luego de que Argentina anunciara en abril la expropiación del 51% de la petrolera Yacimientos Petrolíferas Fiscales (YPF), filial de la española Repsol.

 Cooperativistas alistan bloqueo contra nacionalización de mina

 La Federación Nacional de Cooperativas de Bolivia (Fencomin), inició ayer un nuevo conflicto con el Gobierno tras rechazar la nacionalización de las áreas de explotación de la mina Colquiri, en la provincia Inquisivi de La Paz, para ello, anunció un bloqueo de caminos a partir de hoy.

  Según Fencomin, la nacionalización, bandera de la gestión de Morales, provocará una masacre blanca contra el sector.

  El secretario general de la Federación de Cooperativas Mineras (Fencomin), Alvino García, informó que el ampliado de emergencia del sector realizado en las pasadas horas, determinó el bloqueo general de caminos si el Gobierno persiste con la intención de nacionalizar el yacimiento que está en disputa.

 “Nosotros estamos dando un plazo al Gobierno para resolver este tema (…) lamentamos que el ministro de la Presidencia, Juan Ramón Quintana, se haya atrevido a manosear la institucionalidad de Fencomin utilizando a supuestos cooperativistas para firmar un convenio para un trabajo que es ilegitimo”, dijo el dirigente.

 Asimismo, advirtió a los trabajadores cooperativistas que desean pasar al sistema asalariado y que esa decisión sólo puede ser avalada por Fencomin.

 En tanto, en la ciudad de Oruro, más de cooperativistas mineros efectuaron ayer una ruidosa marcha en Oruro, haciendo detonar dinamitas, destruyendo los vidrios de varias viviendas, asimismo, se declararon en pie de lucha para defender las minas de Colquiri e impedir la nacionalización advirtiendo que , si es necesario, se trasladarán a La Paz, para derrotar al gobierno del presidente Evo Morales.

 La marcha también tuvo la participación de decenas de amas de casa. “Queremos que el gobierno de Evo Morales decida no nacionalizar, no a la masacre blanca de Colquiri, no a la nacionalización de Colquiri. Queremos que se cumpla el convenio que se ha firmado y el ministro de Gobierno, Juan Ramón Quintana, no puede desconocer y declarar la nacionalización”, explicó Nicolás.

 Advirtió que si el Gobierno no soluciona este problema, en forma inmediata, “desde las cero hora de mañana, estaremos en pie de lucha; debemos estar alertas contra los traidores que se encuentran en Konani”.

 SINDICALISTAS EN KONANI 

 Los mineros sindicalizados, por su parte, esperan en Konani, 60 kilómetros al Norte de esta ciudad, la aprobación del decreto supremo de nacionalización de la mina de Colquiri, con respaldo de los dirigentes de la Federación Sindical de Trabajadores Mineros de Bolivia (Fstmb) y la Central Obrera Departamental (COD).

  “Estamos esperando que el Gobierno emita el decreto que se ha comprometido, para devolver al Estado la mina de Colquiri, que se encuentra en manos de la empresa privada Sinchi Wayra”, afirmó el secretario general del Sindicato Mixto de Trabajadores Mineros de Colquiri, Severino Estallani.

  Los mineros se apostaron en Konani y advirtieron que adoptarán otras medidas de presión, si el gobierno del presidente Evo Morales, no cumple un ofrecimiento que ha sido concertado en las intensas reuniones, tanto en Oruro como en La Paz. “Nosotros hemos aceptado esa propuesta de parte del ministro de Minería, Mario Virreira, pero después se ponen a negociar con los cooperativistas mineros”, afirmó Estallani.

  Los mineros sindicalizados no trabajan desde hace dos semanas en Colquiri, después que los cooperativistas habían tomado dos bocaminas, exigiendo más áreas de trabajo y que salga se vaya la empresa Sinchi Wayra. Sin embargo, cuando se enteraron que los mineros habían aceptado la nacionalización de la mina Colquiri, los cooperativistas advirtieron que impedirán esa medida.(FMBOLIVIA.COM)