Informe de EY destaca también el peligro por los altos costos eléctricos.

El acceso al agua se ha convertido en el riesgo más significativo para las mineras, destaca un informe que también subraya la amenaza al sector por el alza de los costos de la energía en algunas áreas ricas en recursos.

La consultora EY dijo que el agua y energía accesibles debieran ahora ser vistos como uno de los 10 mayores problemas para las mineras. La amenaza era particularmente aguda en Sudamérica y África, dijo. Estos continentes son significativos en la oferta global de muchos metales, particularmente cobre.

El gasto de las mineras en infraestructura para el agua representó casi US$12 mil millones el año pasado, en comparación con US$3.400 millones en 2009, dijo EY. BHP Billiton y Rio Tinto, las dos mayores mineras del mundo por capitalización de mercado, están invirtiendo US$3.000 millones para construir una planta desalinizadora en Escondida, la mina chilena de cobre que es la mayor del mundo en términos de producción.

El informe subraya cómo los recursos hídricos se están transformando en preocupaciones cada vez más importantes en los distintos negocios. Peter Brabeck, presidente de Nestlé, dijo a Financial Times en una entrevista reciente que la escasez de agua representaba un desafío más urgente que el cambio climático.

EY dijo que las grandes empresas como Rio, BHP y Anglo American tenían el expertise y la fortaleza financiera para construir complejos sistemas para tener agua en los proyectos y que por lo tanto era probable que emergieran como los socios en países con escasez de agua buscando explotar sus recursos naturales”.

En contraste, las pequeñas empresas con operaciones de una sola mina en regiones con escasez de agua probablemente serían más vulnerables, enfrentando los riesgos con recursos financieros y técnicos limitados.

EY también dijo que las mineras probablemente tendrían que dedicar más recursos a las energías renovables, que deben ser centrales en las operaciones. En Chile, el mayor productor de cobre del mundo, los costos eléctricos se han incrementado 11% anual desde 2000, dijo. La industria minera representó cerca de 36% del consumo eléctrico del país, agregó EY.

El mayor desafío para las mineras, dijo EY, era recuperar los niveles de productividad, que habían caído en la última década. Esta caída era un “producto de una elección por parte de los participantes de la industria de alcanzar un crecimiento de volúmenes a casi cualquier costo durante el boom de los commodities”, dijo EY.(PULSO)