FOTO GRAFENO

El gobierno británico destinó 21,5 millones de libras a investigaciones sobre el grafeno en universidades británicas. Cambridge, Imperial Collge London, Duharm, Manchester y otras recibirán fondos para desarrollar capacidades de manipulación y estabilización del grafeno. Como sabemos, este material tiene mayores y mejores capacidades de conducción de electricidad que el cobre. Va a reemplazar al metal rojo durante la próxima década. Alrededor de un 35% de las ventas al exterior de Chile corresponden a ventas cupríferas, de modo que se pueden anticipar impactos de magnitud en la estructura de producción y empleo del país: algo parecido a lo que sucedió en los años veinte del siglo pasado, cuando los alemanes inventaron el nitrato sintético y la industria salitrera chilena quebró, dejando a  miles de “pampinos” sin trabajo.

Pues bien. Si ya sufrimos la experiencia ¿es que no se puede hacer algo? Se podría si tuviésemos un sistema que incentivase la investigación y el desarrollo, y si tuviésemos capacidades para generar investigaciones, innovaciones y patentes, muchas patentes. Eso, que es parte fundamental de la misión de las universidades, no lo tenemos. En nuestro país, como sabemos, sólo las universidades asociadas al Consejo de Rectores  disponen de algunas capacidades para ello. El resto, las denominadas “universidades de docencia”, son en el mejor de los casos fábricas de profesionales.

El lucro fácil y de corto plazo fundado en la venta de matrículas con créditos avalados por el Estado, desvirtúa el sentido y la misión de las universidades. Sostener equipos de investigación de alto nivel es caro, y la obtención de resultados no ocurre de inmediato.  Ningún “controlador” va a invertir en ello. Hay universidades de “sociedades espejo” que no merecerían llamarse universidades. En el mejor de los casos, tendrían que denominarse Institutos de Formación de Profesionales, dejando la denominación de “universidad” a aquéllas que cumpliesen con la función de realizar las investigaciones y patentar las innovaciones e inventos que necesitamos para alejarnos de la extrema vulnerabilidad de la venta de commodities. Es más: incluso  en los nichos de la alta tecnología se podrían crear mecanismos para la obtención de ganancias legítimas.

Ello requiere superar la mentalidad cortoplacista de la derecha y los empresarios de este país. Requiere una institucionalidad que piense en el desarrollo como un tema-nación de largo plazo.

El punto de partida para tal cosa es la creación de un Ministerio de Educación Superior, Ciencia y Tecnología que incluya a Conicyt, y que encabece la refundación del sistema de educación superior, sacando el debate de los estrechos  marcos en los que se ha movido en los últimos años. Los temas no son la Universidad del Mar, las acreditaciones, los montos de los créditos, ni siquiera el lucro. El tema no es cómo mejorar el negocio, sino cómo construir una nación que tenga “cerebro” y visión de largo plazo.(EL QUINTO PODER)