Gas para el consumo residencial, para Methanex e incluso para enviar por barco hasta la zona central. Ese es el objetivo que tiene la actual administración de ENAP, la atribulada petrolera estatal, que está embarcada en un ambicioso plan para explotar gas no convencional en la Región de Magallanes.

FOTO ENAP FACHADA

La estatal petrolera lanzó un plan a cinco años con el que pretende alcanzar un volumen de producción de 5 millones de metros cúbicos diarios. La iniciativa, incluso, podría permitirle enviar gas a la zona central del país.

Gas para el consumo residencial, para Methanex e incluso para enviar por barco hasta la zona central. Ese es el objetivo que tiene la actual administración de ENAP, la atribulada petrolera estatal, que está embarcada en un ambicioso plan para explotar gas no convencional en la Región de Magallanes.

El gerente general de la empresa, Julio Betrand, junto con Hesketh Streeter, gerente de exploración y producción de ENAP, entregaron detalles de su plan maestro para los próximos cinco años a la comisión de Minería y Energía del Senado, instancia en la que se explicó que este proyecto demandará una inversión de alrededor de US$400 millones y que, si todo sale según lo planificado, permitirá alcanzar un nivel de producción de gas de 5 millones de metros cúbicos diarios.

No obstante, ello dependerá de que efectivamente se cumpla con lo que muestran los estudios teóricos, para lo cual se requiere de mucha ingeniería, perforaciones y esfuerzos.

Pero de cumplirse los pronósticos, la producción de gas que alcance la estatal más que satisfaría la demanda residencial y comercial en la región, que varía entre 900 mil m3 diarios y 1,5 millón de metros cúbicos en los días de mayor frío en el invierno.

Todo gracias a los positivos resultados que muestra hasta ahora el plan de perforaciones y exploración de tight gas en el bloque Arenales, de propiedad en un 100% de la estatal, el que tenía por objetivo asegurar el consumo residencial en la región y que ha impulsado la compañía durante este año.

El plan 2013 consideraba una inversión de US$115 millones, el que ya permitió asegurar el consumo residencial para los próximos siete años. En 2014 se dará inicio a la segunda etapa del plan, que de acuerdo con proyecciones de la empresa, en base a las reservas conocidas, permitirá alcanzar un volumen cercano a los 5 millones de metros cúbicos por día.

“Este año hemos visto que la posibilidad de explotar gas no convencional sí era una realidad en Chile y sí podíamos revisarlo. Los resultados de cinco pozos solamente en el bloque Arenales, que ampliaremos poniendo doce pozos más, nos permitió augurar que podíamos resolver la amenaza de Magallanes de no solamente quedarnos sin gas a través de la exploración convencional que hemos hecho toda la vida en Magallanes, sino que además podemos asegurar que al menos las ciudades tendrán gas por siete años. Eso sólo en un bloque y en un reservorio.

Los estudios nos permiten esperar que podemos tener tres o cuatro bloques más iguales a ese”, explicó el gerente general de ENAP, Julio Bertrand.

El ejecutivo añadió que no debería haber problemas para abastecer a las ciudades por los próximos veinte o treinta años.

“La pregunta que me hacen es ¿de qué reservas estamos hablando? La diferencia es que acá no estamos buscando pozos ni descubriendo nuevas reservas, sino que utilizando las reservas que ya conocíamos, pero que era imposible extraer por costos. Es un cambio tecnológico”, agregó.

POTENCIAL.

Hoy, para comparar, el terminal GNL Quintero produce en torno a 7,5 millones de metros cúbicos al día de gas. El año que viene, con el contrato nuevo con BG, debería alcanzar los 10 millones de m3 diarios. En el norte, la importación en Mejillones es de 1 millón.

“Con estas campañas de US$400 millones podríamos llegar a 5 millones de m3 día en producción. Ese es el nivel de actividad y potencial de Magallanes. Habría un excedente para la zona industrial e incluso para la zona central si es que sobra”, manifestó el timonel de la compañía estatal.

Respecto a los precios, precisó que el costo de producción para la empresa en Magallanes alcanza los US$8,8 por millón de BTU, en la parte alta de la tabla de costos de las compañías productoras de gas natural a nivel mundial.

En un caso hipotético de enviar el recurso a la zona central, llegaría en torno a US$12 por millón de BTU, precio similar al del contrato que hoy tienen los clientes del terminal de Quintero con su proveedor.

Esto, no obstante, sólo en lo que respecta a ENAP, pues hay otras compañías en la zona buscando gas natural, lo que podría elevar aún más esa cifra. Hesketh Streeter, gerente de Exploración y Producción de ENAP, agregó que además de tener potencial de gas, existe la posibilidad de extraer tight oil (petróleo).(PULSO)