Las conversaciones entre los dirigentes locales y la empresa del grupo Luksic no surtieron efecto. “Tenemos el derecho a seguir viviendo cuando ellos se vayan”, dicen los representantes de la comunidad.

En punto muerto quedaron las conversaciones entre la comunidad de Caimanes y la empresa minera Los Pelambres, propiedad del grupo Luksic, luego que el sábado fracasara la mesa de diálogo mediada por el Gobierno.

“La mesa ha fracasado. No hemos podido establecer los acuerdos necesarios para firmarlos. Queremos pedirle a los vecinos que están movilizados que mantengamos la tranquilidad”, explicó el alcalde de Salamanca, Gerardo Rojas.

La instancia reunió además a parlamentarios de la zona, dirigentes comunitarios y Jorge Araneda, gerente de Asuntos Públicos y Sustentabilidad de la firma dependiente de Antofagasta Minerals. Como mediador participó el gobernador de Choapa, Patricio Trigo.

“Junto a los parlamentarios seguiremos trabajando para llegar un entendimiento en la solución de este conflicto”, señaló el alcalde Rojas.

Según el dirigente Ismael Maldonado, “la mesa fracasa por la sencilla razón de una falta de voluntad de la compañía minera. Están condicionando la instalación de una planta extractora de agua o desaladora al proyecto de expansión”.

Maldonado subrayó que “este valle ha sido agrícola y seguirá siendo agrícola. Nosotros tenemos el derecho a seguir viviendo cuando ellos se vayan”.

Por su parte, el diputado Luis Lemus (PS) hizo “un llamado público al Gobierno, al ministro del Interior, al subsecretario, que no repriman en este valle, que la gente tiene un derecho legítimo, absolutamente legítimo, para poderse expresar de la forma que lo ha hecho”.

“Con el diputado Jorge Insunza, con la senadora Adriana Muñoz, vamos a continuar buscando mañana (este lunes) todos los espacios para que se restituya esta mesa, se restituya el diálogo como única alternativa posible”, agregó el parlamentario.

Luego del quiebre en las negociaciones, que se extendieron durante toda la jornada del sábado, Minera Los Pelambres emitió un comunicado que insistió en que utiliza menos del cinco por ciento de los derechos de agua de la cuenca del río Choapa. “El porcentaje de recirculación del agua supera el 85 por ciento”, aseguró.

La declaración explicó que la empresa “decidió participar en una mesa de diálogo para buscar una salida pacífica al conflicto en el Choapa, con la única condición de que se terminara el uso de la violencia. Sin embargo, hasta el momento, el camino entre Salamanca y el acceso a mina sigue tomado y no es posible transitar sin riesgos para las personas que trabajan en la compañía”.

Finalmente, la compañía perteneciente al grupo Luksic señaló que seguirá ”haciendo esfuerzos para retomar el diálogo y alcanzar un entendimiento que sea el más amplio posible”.(RADIO U. DE CHILE)