En tanto, siguen las adhesiones a la paralización, en las últimas horas manifestaron su apoyo gremios del transporte mayor y las iglesias evangélicas. A un día del paro comunal convocado por la Asamblea Ciudadana de Calama, continúan los aprontes para la jornada de protesta que coincide con el tercer aniversario desde el inicio del movimiento social que demanda más atención a la comuna productora de cobre y que parte de esos recursos le sean retornados.

A las protestas de miembros de la Asamblea que este domingo bloquearon en varios sectores la línea férrea por la que llevan el cobre principalmente desde Chuquicamata y que terminó con 11 detenidos por desórdenes; se sumó un acto simbólico de soberanía que se efectuó en la entrada sur de Calama, en donde el alcalde Esteban Velásquez y la Asamblea Ciudadana enarbolaron la bandera nacional y un lienzo con la leyenda “Es tiempo de regiones”.

Fue el propio alcalde quien explico el tenor de la manifestación: ”Queremos hacer notar que en Calama también somos patria, estamos clamando hace bastante tiempo que nos tengan en consideración. El ¿Qué sería de Chile sin Calama?, es una realidad; nosotros estamos jugados por seguir entregándole producción y riqueza a las fianzas de los gobiernos de turno, queremos atención y si esto no es así, entonces tendremos que buscar nuestro propio derrotero, nuestro camino, buscar las autonomías que correspondan, porque ya no podemos esperar eternamente”, enfatizó el edil.

En tanto Luis Rozas, vocero de la Asamblea Ciudadana, enfatizo en el agotamiento de la paciencia de la ciudadanía: “La gente está cansada al ver que el gobierno no muestra una voluntad distinta hacia los calameños, no queremos seguir siendo el patio trasero de Chile. Esta ciudad que es el sueldo de Chile y que no recibe nada”, puntualizó el dirigente social.

El mismo alcalde reiteró la molestia ciudadana, apelando al derecho a manifestarse: “Lo hemos dicho en nuestro slogan, la paciencia se acaba, la sangre se calienta y es que el gobierno hoy tiene la palabra para que la atención especial de que hablaba el presidente (Piñera) se traduzca en hechos concretos en la aspiración irrenunciable que tenemos, hoy día, mañana y hasta que no vengan porcentajes de los recursos del cobre a Calama”.

Apoyos:

Mientras continúan las declaraciones de adhesión a la paralización comunal 24 horas que se llevará a cabo este 29 de agosto en Calama, es así como gremios del transporte pesado (Camioneros) decidieron su participación activa en las jornadas de protesta, como aseguró Julia Rodríguez, dirigente de AGRETRANS, quien comentó que el transporte de carga pesada estará presente el 29 de agosto, y que los camiones se usaran para la protesta en bajadas de las mineras y probablemente intervendrán las salidas del tren.

Del mismo modo, a través de una declaración Pública, la Fraternidad de Pastores Evangélicos de El Loa (FRAPEL), hizo saber su apoyo a las manifestaciones, el documento de los evangélicos, señala en una de sus partes: “El estado de Chile ha violentado, olvidado y tratado injustamente a los habitantes de esta ciudad negándoles el derecho a una ciudad con proyecciones acordes a los tiempos que vivimos”.

Continua el documento indica que: “Es propio entonces, instar a nuestros ciudadanos a manifestarse de una forma que no violente, ni olvide los derechos de otros seres humanos”.

Más adelante la declaración evangélica apunta: “Que Chile y el gobierno comprendan que la dignidad humana, la salud y el derecho a vivir en una ciudad mejor no se transan, y por tanto, es licito exigir un trato no sólo igualitario sino justo con lo que esta ciudad genera para el bienestar de todos los chilenos”. (EL NORTERO)