Enfrenta dos sumarios por parte de la SISS.

FOTO DIRECTORES AGUAS ANDINAS

 

Entre los miembros de la mesa directiva se encuentran figuras ligadas a la «créme de la créme» del empresariado nacional, como los grupos Luksic y Bethia. Entre los directores suplentes se encuentra el presidente del CNTV, Herman Chadwick, quien es primo del Presidente Sebastián Piñera. Pese al impacto de los masivos cortes de agua, la compañía podría enfrentar multas que representan apenas un 0,01 % de las utilidades obtenidas en 2012, las que ascendieron a más de 88 mil millones de pesos solamente entre enero y septiembre.

El caos originado en la Región Metropolitana (RM) por los masivos cortes de agua que han afectado a millones de personas, y que ya suman dos en menos de un mes, han puesto en el ojo del huracán a Aguas Andinas, sanitaria responsable de abastecer con agua potable a más de seis millones de personas.

Las críticas han ido creciendo, sobre todo luego de que el fin de semana más de 4 millones de personas enfrentaran el corte de suministro, sumándose a los cerca de dos millones de afectados que el 22 de enero pasado vivieran el primero de los cortes que hoy tiene en entredicho a la sanitaria, que cuenta con poderosos representantes del mundo empresarial en su directorio, presidido por Felipe Larraín.

Entre los miembros del directorio hay personajes vinculados a una de las mayores fortunas del país: el grupo Luksic. Uno de ellos es el economista Rodrigo Manubens, que ha integrado el directorio de diversos bancos, como el Edwards y O’Higgins y fue presidente del directorio de Endesa Chile. Manubens integra el directorio del Banco de Chile desde 2001, ocupando actualmente el cargo de director suplente y además es gerente general de LQ Inversiones Financieras S.A. y presidente de Banchile Compañía de Seguros de Vida S.A.

Como director suplente hay otro cercano al clan Luksic: se trata de Rodrigo Terré Fontbona, quien a través de la sociedad Inversiones Consolidada, maneja los negocios personales del dueño de canal 13, Andrónico Luksic.

El vicepresidente del directorio es el influyente abogado Patricio Prieto, fundador de Prieto y Cía. y actual líder del estudio. Según el sitio del bufete, Prieto es integrante del Comité Legal de Icare y pertenece al Consejo Asesor Empresarial de la Escuela de Negocios de la Universidad de Los Andes, entre otros cargos.

En el directorio de la cuestionada empresa también se encuentra Gonzalo Rojas, ex gerente general de Bethia y brazo derecho del hijo de Liliana Solari y vicepresidente del grupo, Carlos Heller. Además de Aguas Andinas, Rojas participa en una decena de directorios junto a los Heller, entre los que se cuentan Azul Azul, filiales de Falabella, Mega e inmobiliaria Titanium.

El ingeniero civil, Luis Hernán Paúl, es otra de las figuras que forman parte del directorio de Aguas Andinas. Casado con la ex vicepresidenta de la Junta Nacional de Jardines Infantiles (JUNJI), Ximena Ossandón, Paúl ha hecho carrera en el mundo de la consultoría financiera, lo que consolidó en los 90 junto al ex ministro de Economía, Juan Andrés Fontaine, con quien compartía oficina en Fontaine y Paúl Consultores Asociados S.A hasta que el secretario de Estado se hizo parte del gabinete. Ambos han estado ligados a Andrés Allamand, ya que Paúl trabajó como asesor en temas de Defensa mientras el actual candidato presidencial lideró la cartera, y Fontaine hoy es parte de su equipo programático.

En tanto, el ex presidente y actual consejero de la Sofofa, Bruno Philippi, es otro de los miembros de Aguas Andinas. El ex secretario ejecutivo de la Comisión Nacional en los ‘80, presidió Gener y Telefónica Chile, filial local de la multinacional española. También estuvo en el directorio de Cencosud. Además de la sanitaria hoy participa en otros directorios, como Transelec y Maggoteaux, la sociedad belga que adquirió Sigdo Koppers y a la que fue invitado por su presidente ejecutivo, Juan Eduardo Errázuriz.

El vínculo con los Chadwick

Tal como publicó este medio, entre los accionistas de la sanitaria se encuentra el ministro del Interior Andrés Chadwick, que es dueño de 376 millones de pesos en acciones de Aguas Andinas.

El primo del presidente no es el único Chadwick vinculado a la compañía. Su hermano y actual presidente del Consejo Nacional de Televisión (CNTV), Herman Chadwick es uno de los directores suplentes de la sanitaria.

El ex presidente de la Asociación de Concesionarios de Obras de Infraestructura Pública (COPSA) recalca que no tiene acciones en Aguas Andinas y explica que “no tiene mayor trascendencia ser director suplente. Solo tengo derecho a voto en ausencia del titular”. En cuanto a sus honorarios detalla que “tenemos derecho a una dieta como director”, no especificando el monto.

Chadwick señala que cree haber sido parte del directorio de la sanitaria anteriormente, aunque asegura “no recordarlo” con exactitud.

Junto a Chadwick hay otras figuras influyentes en el directorio suplente, entre los que se cuenta Alejandro Danús, ex ejecutivo de Enersis y de la Sociedad Punta de Lobos, así como Rodrigo Terré Fontbona.

Multas versus utilidades

Pese a la magnitud en el número de afectados y al corto tiempo sucedido entre una emergencia y otra, en términos económicos Aguas Andinas podría enfrentar multas que en la práctica representan una ínfima parte de sus utilidades. Solamente entre enero y septiembre de 2012 sumaron más de 88 mil millones de pesos en utilidades.

Esto, porque la máxima multa que puede cursar la Superintendencia de Servicios Sanitarios (SISS) —que tramita dos sumarios por los cortes de agua— corresponde a unos 550 millones de pesos, cifra que representa apenas el 0,01 % de las utilidades de la compañía hasta septiembre del año pasado.

De esta forma, la empresa que obtuvo ganancias por más de 111 mil millones de pesos en 2011, no enfrenta un escenario que pueda hacer mella en sus arcas. Incluso si el cobro de multas se duplicara —lo que podría pasar si se establece que es una conducta reiterada—, ya que el gasto que tendría que desembolsar la compañía continuaría siendo bastante menor en comparación a sus utilidades, que son repartidas en un 100 % entre sus accionistas, según señala el acuerdo de la Junta de Accionistas de abril de 2012.

El año pasado la empresa enfrentó cinco sanciones cursadas por la SISS, todas por la calidad del servicio, sumando multas por unos 192 millones de pesos.(EL MOSTRADOR)