Tras licitación de combustibles que fue otorgada a Copec. La medida significa una pérdida de cerca del 20% de los ingresos para Enex. El anuncio ocurre en medio de los cuestionamientos a la relación del holding más grande de Chile con la Nueva Mayoría y el Gobierno de Michelle Bachelet, a raíz del caso Caval.

Tarde el jueves pasado, mientras la gente preparaba su salida de fin de semana largo por Semana Santa y al mismo tiempo trataba de digerir la avalancha –que se filtraba por los medios– de nombres de políticos que habrían sido financiados ilegalmente por SQM, Codelco anunció apresuradamente el muy esperado resultado de su licitación de combustibles.

Y decimos apresuradamente porque El Mostrador Mercados sabe a ciencia cierta que el plan original era hacer el anuncio una vez que se firmaran los acuerdos y solo después que el ganador de la mayoría del nuevo contrato –en este caso Copec– enviara un hecho esencial a la Superintendencia de Valores y Seguros (SVS). Eso estaba agendado para mediados o fines de esta semana.

Pero Codelco,  al saber que este medio tenía información relacionada con los resultados y el proceso, decidió adelantarse a Copec y hacer público los resultados de la licitación.

(NdR: A nosotros se nos aseguró en forma oficial y en off que no harían anuncio alguno y que no era su responsabilidad hacerlo. No es necesario explicar el malestar que nos causó que, pocas horas después, Codelco hiciera exactamente lo contrario a lo prometido, robándonos una exclusiva).

Y los resultados de esa licitación fueron una sorpresa para muchos, ya que luego de 20 años en que directa o indirectamente Enex –a través de Shell y Terpel–, la petrolera del Grupo Luksic, tuvo ese contrato, lo perdía.

Codelco decidió que la tajada más grande de la licitación, los contratos del Distrito Norte –Chuquicamata, Radomiro Tomic, Ministro Hales y Gabriela Mistral– y de las Divisiones Andina y El Teniente, pasaban ahora a manos de Copec.

Enex se queda con Ventanas, que representa menos de 1% de la torta, y Petrobras con El Salvador, también una tajada menor dentro de lo que es el contrato a 5 años. Personas que conocen las operaciones se sorprendieron de que Petrobras mantuviera ese contrato, pues ha tenido una operación más inestable.

“Los resultados de la licitación reportan a Codelco ahorros importantes respecto de las condiciones actuales de suministro, los que son adicionales a la captura de los actuales niveles de precio del petróleo”, explicó la minera estatal en el comunicado.

Duro golpe para Grupo Luksic

El proceso de licitación ocurre cada cinco años y este último se inició en julio del 2014.

Perder ese contrato significa un golpe de cerca de US$ 600 millones para el Grupo Luksic, lo que representa alrededor del 20% de los ingresos de Enex.

De acuerdo al comunicado de la minera, la decisión fue sancionada por el Directorio de Codelco en forma unánime en la última reunión de marzo.

El anuncio ocurre en medio de los cuestionamientos a la relación del grupo económico más grande de Chile con la Nueva Mayoría en general y el Gobierno de Michelle Bachelet en particular, a raíz del caso Caval y la ya famosa reunión que tuvo Andrónico Luksic con Sebastián Dávalos, hijo de la Presidenta, para pedir un millonario crédito al Banco Chile.

Los resultados de la licitación comenzaron a ser comunicados a las compañías a fines de marzo. Copec ofrecía mejores precios y condiciones, pero hay cuestionamientos acerca de si operacionalmente puede asumir los contratos en 30 días, ya que el nuevo operador necesita contratar cientos de personas para operar el contrato, comprar y certificar camiones, además de acreditar a los nuevos empleados y contratistas. Y todo eso representa costos operacionales que no está claro si los paga la minera o Copec.

Fuentes que conocen del proceso afirman que, aunque la oferta de Copec era claramente superior, el cuestionamiento a la relación entre los Luksic y Michelle Bachelet fue un factor en las discusiones que llevaron a la decisión. “En medio del escándalo Caval no podía verse que el Estado le otorgaba un contrato de millones de dólares al grupo”, explica uno de los que conocen parte del proceso.

Cercanos al directorio de Codelco rechazan ese análisis y afirman en forma categórica que Copec tenía claramente una oferta “muy superior” y es la operadora más eficiente. Añaden que lo que se debería cuestionar es por qué Enex (Shell y Terpel) tuvieron el contrato por tanto tiempo, a pesar de que la empresa controlada por el Grupo Angelini tiene todas las ventajas competitivas como para haber desafiado a Enex en un negocio de tal envergadura.

Al interior de Enex reconocen que la oferta de Copec tenía aspectos técnicos importantes que eran superiores y que su oferta fue muy competitiva. Aseguran que el impacto en el negocio es manejable, puesto que los márgenes eran muy estrechos, aunque reconocen que perder el contrato los obliga a buscar negocios que reemplacen esos ingresos que venían de Codelco.

Otro factor que le suma polémica a la decisión es que Nelson Pizarro, el vicepresidente ejecutivo de Codelco que nombró el actual Gobierno y que aprobó la nueva licitación, es un ex alto ejecutivo del brazo minero de los Luksic y en su momento su nombramiento despertó críticas por su pasado ligado al grupo. Cosa similar ocurrió con Alejandro Rivera, el nuevo gerente de finanzas de la minera estatal, que trabajó 18 años para Antofagasta Minerals. Aunque Rivera recién se instala y no habría tenido rol en la decisión de otorgarle el contrato a Copec.

Desde el holding de los Luksic no quisieron emitir comentarios, si bien en privado algunos ejecutivos esperan que esto acalle las críticas de que la familia recibe trato especial por parte de este Gobierno por los lazos que tiene con diferentes ex ministros de la ex Concertación y por el hecho de que varios de ellos se sumaran a los diferentes directorios del holding.  Dicen que la decisión de Codelco se suma a la falta de apoyo que han tenido en su disputa con la comunidad de Caimanes y que tuvieron con la de Salamanca, que significó importantes pérdidas a las operaciones de Los Pelambres y tener el camino a la mina bloqueado por varios días sin que las autoridades intervinieran.(EL MOSTRADOR)