A las 08:45 horas en punto, la delegación de diez dirigentes del movimiento regional por Aysén, cuatro concejales y la alcaldesa Marisol Martínez, emprendieron rumbo a Coyhaique, donde abordarán un avión con destino a Santiago.

Lentamente, cada uno de los miembros de la comitiva comenzó a llegar hasta el «monumento al Ovejero», donde subieron a un taxi bus para dar inicio a su viaje, luego de la invitación que les cursó el vicepresidente Rodrigo Hinzpeter para conversar en La Moneda y retomar las conversaciones que están congeladas desde la semana pasada.

Iván Fuentes, líder del movimiento regional «Tu problema es mi problema», dijo estar «con ánimo y fe», pese a que «hasta ahora no nos ha ido muy bien».

En la misma línea, el vocero Misael Ruiz afirmó que viajan «con optimismo» para recuperar el diálogo con el Gobierno y así empezar a terminar con el sufrimiento de nuestra gente».

Ruiz agregó que espera ser recibido por Hinzpeter cerca de las 17:00 horas junto al resto de la delegación, lo que incluiría a los cuatro parlamentarios que representan a la región en el Congreso.

Sobre el tenor de la conversación en el Palacio de Gobierno, el vocero dijo que esperan tratar tres temas principales: la rebaja a los precios de los combustibles -donde tienen los principales diferencias con el Ejecutivo-; el posible retiro de las 22 querellas por la Ley de Seguridad del Estado; y el no ingreso de las Fuerzas Especiales de Carabineros.

Ruiz agregó que los parlamentarios de Aysén ya habrían logrado un avance en materia de combustibles, lo que permitiría destrabar el principal punto de diferencia de estos 39 días de manifestaciones en la región.

La decisión de viajar a Santiago fue adoptada ayer tras una prolongada reunión realizada por la mesa directiva de la organización en la Cámara de Comercio de Aysén.

A la salida, Iván Fuentes recalcó que el Ejecutivo no impuso ninguna condición al cursarles la invitación. Respecto de la posibilidad aceptar el levantamiento de bloqueos, el vocero insistió en que los dirigentes «estamos siempre dispuestos. La Patagonia siempre ha estado dispuesta, así es que tenemos esperanzas, esperanzas positivas».

Asimismo el grupo iniciará en este viaje una ronda de conversaciones con movimientos sociales, organizaciones sindicales y estudiantiles, y con todos aquellos dirigentes y autoridades de buena voluntad que solidarizan con las 11 demandas presentadas en el petitorio que aún espera respuesta del Gobierno.