Continuando con su plan de movilización, a primera hora de este miércoles , dirigentes del sindicato 1 de minera Escondida se encadenaron a las puertas del edificio corporativo de la cuprífera, ubicado en la ruta de la minería en Antofagasta.

Carlos Barraza, uno de los dirigentes que participa de la protesta señaló que “esta acción es para dar a conocer a la opinión pública el verdadero rostro de minera Escondida, la cual por una parte se vanagloria de su responsabilidad social y compromiso con la comunidad, mientras deja en la indefensión a sus trabajadores enfermos”.

De igual modo, el dirigente Jaime Thenaux, dijo que “permaneceremos hasta las últimas consecuencias encadenados a la entrada principal de las oficinas de Escondida, ya que los trabajadores tenemos una visión distinta de los supuestos beneficios que implica acogerse al plan de retiro. Nosotros creemos que en el caso de los trabajadores enfermos , minera Escondida los está dejando prácticamente abandonados a su suerte”.

Hasta el lugar también llegaron dirigentes de los sindicatos socios de la Federación Minera de Chile, la cual está solidarizando y apoyando las movilizaciones de los dirigentes en defensa de los intereses de los trabajadores.

En este sentido, Raúl Torres, presidente del sindicato Zaldívar manifestó su respaldo a los trabajadores de minera Escondida, señalando que “todos los sindicatos que componemos la Federación Minera nos encontramos atentos a lo que está siendo la aplicación del plan de retiro en Mel, ya que creemos que todo se trata de una estrategia de las mineras para sembrar el terror entre los trabajadores y también para contrarrestar lo que será la Reforma Laboral”.

Por su parte, Alberto Carvajal, del sindicato Spence, dijo que “si bien existen trabajadores que aceptaron el plan de egreso, lo que más preocupa ahora son aquellos trabajadores que laborando para minera Escondida se enfermaron y hoy están quedando sin ningún tipo de cobertura en materia de salud”.