Un nuevo tropiezo sufrió el diálogo entre el ministro de Energía, Rodrigo Álvarez y el subsecretario de la Presidencia, Claudio Alvarado, con los representantes de las 24 organizaciones sociales y gremiales que conforman la Mesa Social de Aysén.

Uno de los voceros principales de la Mesa Social por Aysén, Iván Fuentes, señaló que no están dispuestos a negociar en mesas separadas como lo había propuesto el Gobierno en las últimas horas, para lo cual debían trasladarse a la ciudad de Coyhaique.

“Nosotros vamos a esperar acá, nosotros estamos trabajando todavía, vamos a esperar aquí al gobierno. Queremos llegar a una solución, queremos que el gobierno sea parte, puede hacer algo muy importante. Si bien, es cierto que hay cosas que vienen hace muchos años estancadas, que no lo han hecho otros, hagámoslo con ustedes, con usted Sebastián Piñera, con usted señor Presidente. Este es el minuto para enmarcar una historia junto con nosotros. Los invitamos a eso y no a hacernos trampas en el camino”, sostuvo Fuentes.

El dirigente añadió que la Patagonia no ha roto las conversaciones con el Gobierno e invitó al ministro Álvarez a retomar el diálogo. “El ministro de Energía tendrá prisa por regresar, nosotros tenemos prisa por resolver, así que lo vamos a esperar aquí, queremos que él se sienta tranquilo, porque aquí la Patagonia está esperando para resolver”, dijo.

Fuentes, criticó también las palabras esgrimidas por el secretario de Estado, quien luego de concretarse el distanciamiento señaló que “respetamos la mesa, vamos a trabajar si ellos están disponibles, pero hay otros grupos con que el Gobierno tiene el deber de conversar”. En este sentido, el pescador artesanal reiteró el llamado a reanudar el diálogo y sentenció que, “si el gobierno está diciendo eso, sería muy corto el rango que tiene, porque cuando tú te caes te vuelves a parar y lo vuelves a intentar. Si el gobierno se da por rendido, entonces no está gobernando”.

De esta manera, el diálogo entre ambas partes quedó suspendido hasta nuevo aviso. Al respecto, el ministro Rodrigo Álvarez, señaló que la postura del Gobierno es inalterable respecto a la negociación que llevan adelante con la mesa de diálogo que integran los dirigentes sociales de la región, a quienes, según dijo, esperan en Coyhaique para continuar con las conversaciones.

En cuanto a las citas separadas, el ministro Álvarez explicó que “es prácticamente imposible discutir materias tan complejas como las tributarias, de pesca o transporte, con una asamblea donde hay demasiadas personas que en un  momento puede intervenir  sin poder concretar puntos específicos”.

Las declaraciones de Álvarez se dieron en el marco de la articulación de otro grupo de dirigentes vinculados a entidades gremiales empresariales de la zona, así como algunas juntas de vecinos, las que habrían manifestado su apoyo al Ejecutivo.(EL OBSERVATODO)