FOTO TRABAJADORES MINERIA

La exigua oferta de trabajadores no sólo se ha hecho patente en el agro. Aunque con diferencias, la situación también se detecta en ámbitos como la industria, la minería y la construcción.

De acuerdo a las cifras oficiales entregadas por el INE, el índice de remuneraciones exhibe un ascenso nominal anual de 6,3%, al tiempo que el indicador de Costo de Mano de Obra (ICMO), ha trepado en un 7%.   El fenómeno, ciertamente, responde a la esquiva oferta de trabajadores, tal como se ha hecho patente en la agricultura.
Representantes del ámbito estiman que el déficit de mano de obra en el sector alcanza entre un 20% a 25%.  Y si bien afirman que los salarios han aumentado de manera considerable en los últimos cinco ejercicios, pasando de un promedio de $8.000 a $20.000 diarios, en el Ministerio del ramo advierten que en rubros como el de las hortalizas y las cerezas, se han consignado alzas desde los $30.000 hasta $45.000.  El problema, no obstante, subsiste: Odepa ha contabilizado en 40 mil los trabajadores adicionales que se requieren.
Cristián Allendes, presidente de Fedefruta, sostiene que  hay “desinterés en los jóvenes, quienes han optado por los estudios”. Añade que el “boom” en la construcción y la minería ha derivado en un masivo éxodo hacia tales sectores, pese a que –comenta– los sueldos en el agro son similares al del primer ámbito. El dinamismo que exhibe el mercado de los berries también ha sido determinante, consigna; intensivo en las regiones más sureñas, la actividad ha restado gente en la zona central del país.
Por lo pronto, remarca la necesidad de redoblar los esfuerzos para atraer mano de obra extranjera.  Indica que hoy sólo se utiliza el 2% del 15% autorizado por los estatutos laborales.  El incentivo a nivel secundario es otro aspecto que menciona. “Hay muchos que podrían trabajar en la agricultura mientras estudian y así poder juntar dinero para sus vacaciones”, relata.
Con todo, para el gremio es gravitante la pronta aprobación del nuevo estatuto laboral agrícola, iniciativa gubernamental que flexibiliza los contratos en materias críticas como horas extras o días festivos. Actualmente, los trabajadores “están desocupados a las 16:30 horas, y perfectamente podrían hacer dos o tres horas más”, finaliza el dirigente.
INDUSTRIA
Aun cuando en el sector fabril se detectan diferencias, en rubros como el metalúrgico-metalmecánico subsisten las dificultades. Gastón Lewin, titular de Asimet, advierte que el mayor escollo radica en el reclutamiento de mano de obra calificada, principalmente, en el área de la construcción y montaje de estructuras metálicas.   Según estima, el sector, que hoy lo comprenden cerca de 200 mil trabajadores, estaría requiriendo un 10% adicional.
Entre las causas del déficit,  menciona la emigración hacia la minería, cuyos sueldos, admite, “son muy superiores a los que la industria puede pagar”.   Manifestó, en tanto, que la situación está provocando la “ralentización de algunas áreas, donde existen demoras para entregar los trabajos”.
Si bien Roberto Fantuzzi, presidente de Asexma, sostiene que el rubro de las exportaciones manufactureras no presenta mayores problemas en el tema de análisis, considera importante hacer una excepción a la norma que impide que más del 15% de los trabajadores de una empresa sean extranjeros.
Construcción: Brecha de hasta 10 mil trabajadores
Conforme el sector construcción ha dado cuenta de un fuerte dinamismo, la escasez de mano de obra calificada está afectando al ámbito.   De acuerdo a la Cámara Chilena de la Construcción (CChC), para mediados de este ejercicio se proyecta un déficit de entre 5 mil y 10 mil trabajadores. Consignan que si bien los salarios en el sector se han elevado en un 34% de 2005 a esta parte, ha habido un éxodo hacia el rubro minero que ha asestado un golpe.  “Los jóvenes desechan la posibilidad de trabajar en este sector; no ven opciones reales de crecimiento personal”, advierte Sergio Cavagnaro, gerente general del organismo gremial.
El ascenso en los costos para los empresarios del área está llegando a niveles críticos, subraya el ejecutivo. “Sólo en algunos casos, pueden ser traspasados al precio del producto final, mientras que en otros, las compañías pierden competitividad y pueden vivir situaciones bastante complejas”, relata.
Entre las medidas implementadas, se cuentan programas especiales para insertar a mujeres como operarias de maquinaria; además, se está brindando capacitación a los actuales trabajadores, para mejorar su productividad; a estudiantes de liceos técnicos pertenecientes a la red de la cámara, y a todos aquellos que deseen ingresar al rubro.
Minería anticipa dos momentos críticos en esta década
Estimaciones de la Sociedad Nacional de la Minería (Sonami) apuntan a que la inversión en el ámbito superará los US$100 mil millones en los próximos 10 años.    Ello, consignan, demandaría más de 100 mil nuevos empleos directos y otros 300 mil indirectos, configurándose éste como un factor que inquieta al gremio.
Según el diagnóstico del Consejo Minero, en base a información entregada por Anglo American, Antofagasta Minerals, BHP Billiton, Codelco y Collahuasi, las mayores brechas de fuerza laboral se proyectan para operadores de equipos móviles, los mantenedores y los operadores de equipos fijos, para quienes se prevén déficits acumulados de 16.147, 13.017 y 6.823, respectivamente, en el período 2012-2015.   En su conjunto, indican, las empresas de la gran minería y sus contratistas permanentes requerirán contratar un total de 44.256 trabajadores adicionales entre 2012 y 2020, de los cuales 16.065 corresponderán a dotación interna y 28.191 a contratistas.
“Esto representa un crecimiento de 64% en el número total en la cadena de valor principal del ámbito, el que aumentará de 69.133 a 113.389 entre 2011 y 2020”, subraya. El crecimiento, tanto de dotación propia como de contratistas, sentencia, “enfrentará dos momentos críticos: 2013-2015 y el 2018-2019.”
De acuerdo a la entidad, en tanto, el sueldo promedio de un trabajador en el sector ronda $1.000.000, casi el doble del que se percibe en la industria manufacturera.  Sólo en los últimos 12  meses –en datos disponibles del INE– el índice de remuneraciones en el rubro ha trepado 8,9%, mientras que el costo de mano de obra lo ha hecho en un 9,5%, secundando la nómina en ambos casos tras la Construcción.(ESTRATEGIA)