Antes del 10 de abril los trabajadores deben presentar una quina de nombres a la Presidenta Bachelet para que esta defina el puesto. Y por primera vez en dos décadas hay dudas de la permanencia del histórico líder de los trabajadores, pues hay más candidatos.  

No solo el bajo precio del cobre está complicando a Codelco. La administración encabezada por el presidente ejecutivo Nelson Pizarro enfrenta este 2016 un complejo escenario sindical. Por un lado, partió la carrera y comenzaron a moverse las aguas entre los trabajadores de la estatal, de cara a la renovación que en mayo debe ocurrir del cupo en la mesa directiva de la corporación que está reservado para los trabajadores. Dicho puesto hoy lo ocupa Raimundo Espinoza y, luego de dos décadas en él, están surgiendo voces poniendo en duda su continuidad y que buscan un cambio.

A ello se suman conflictos en el llamado “flanco izquierdo”: supervisores, dirigentes de Codelco Norte y contratistas (ver recuadro).

Con ocho divisiones, una gran masa laboral de cerca de 19 mil trabajadores propios y de más de 40 mil contratistas (de operación y proyectos), así como altos niveles de sindicalización -que llegan a 98% entre los trabajadores y 58% entre los profesionales-, el manejo del recurso humano y de la política sindical es clave en Codelco.

Pero en un escenario de menor precio del cobre, pocos excedentes y grandes inversiones, este factor se vuelve más crítico porque la estatal debe rebajar los costos, siendo los gastos en personal uno de los tantos ítems.

El 10 de mayo es la fecha del recambio

Raimundo Espinoza preside desde 1993 la Federación de Trabajadores del Cobre (FTC), que agrupa a los sindicatos de todas las divisiones de Codelco.

Y es a la vez el director más antiguo de la estatal. Fue nombrado en 1994 por Eduardo Frei, siguió con Ricardo Lagos hasta 2002; luego designado por la Presidenta Michelle Bachelet en 2006 y ratificado durante el gobierno de Sebastián Piñera, en 2010.

Su cupo en el directorio debe renovarse en los próximos meses. Según explicó Codelco, el período de Espinoza se cumple a las 24 horas del 10 de mayo de este año. Por ello, la quina de candidatos debe ser presentada a la Presidenta de la República -quien escoge entre los nombres propuestos-, antes del 10 de abril próximo.

Con este cronograma, en pocos días más, el 8 de marzo, parten las reuniones del Consejo Directivo Nacional de la FTC para la definición de esos cinco nombres. Y en abril hay un congreso de la federación donde saldrá la quina definitiva.

Desde ya han surgido candidatos para suceder a Espinoza. Cada zona tiene un postulante. En Chuquicamata se habla de Héctor Roco, Cecilia González y Hernán Guerrero. En Andina, de Manuel Cañas. Y en El Teniente, de Guillermo Lemaitre.

Muchos de estos dirigentes históricos son cercanos al actual representante de los trabajadores en la mesa de Codelco, como González y Lemaitre.

“El interés en un cargo como ese siempre va a estar porque es un privilegio para uno como dirigente representar a los trabajadores en el directorio de Codelco”, dice el presidente del sindicato de Caletones (El Teniente), Guillermo Lemaitre, al consultársele sobre una eventual candidatura.

“Este tema se va a discutir en las próximas semanas y prefiero esperar a esa instancia”, sostiene a su turno la dirigenta del sindicato 1 de Chuquicamata, Cecilia González.

“Hay hartas voces que señalan que es el momento de cambio, hay que buscar alternativas distintas a Raimundo, sobre todo por lo que nos ha pasado en Codelco”, señala Manuel Cañas, presidente del sindicato unificado de Andina. “El representante de los trabajadores tiene que poner la voz de los trabajadores y eso no se ha notado, no se ha dicho nada de los malos proyectos, la mala gestión y ese es el reclamo que hay de parte de un grupo importante de trabajadores”, agrega.

Uno de los dirigentes que más se menciona en el mundo sindical para ser director de Codelco es el dirigente del sindicato 1 de Chuquicamata y vicepresidente de la FTC, Héctor Roco. “Me siento con la experiencia, competencias y conocimientos del negocio minero y también una trayectoria de 20 años en el mundo sindical. Pero es precisamente esa historia profesional la que me hace ver nítidamente la forma de superar los desafíos que tiene Codelco para recuperar su liderazgo en la industria”, afirma este dirigente cuando se le pregunta si quiere ser director en la estatal.

Roco no cuestiona el liderazgo del actual representante de los trabajadores en la mesa de Codelco. “No quiero hacer juicios de valor al respecto”, señala y agrega: “Raimundo ha sido nuestro representante en el directorio de Codelco por más de 20 años y creo que él también estará de acuerdo en que es necesario un punto de inflexión”, señala.

Distintos representantes coinciden en que si bien no ha habido grandes despidos de los “Rol B” -los trabajadores- en la estatal y las salidas son por planes de retiro, las aprensiones apuntan a que las negociaciones colectivas evidencian una merma en beneficios sociales muy preciados por los trabajadores, que temen no recuperar una vez que suba el precio del cobre.

“Ha habido negociaciones colectivas muy malas en Codelco, que aparecen como triunfos, aprovechando el temor a ser despedidos. Hay problemas de gestión, de falta de transparencia, y Raimundo está silente”, critica el dirigente de Andina, Manuel Cañas, quien además cuestiona que sea poco transparente la forma en que se elige al director que representa a los trabajadores en el directorio de Codelco y ya pidió una moción para explicitar este mecanismo.

Espinoza es visto como un factor de gobernabilidad y valorado en la administración de la cuprera

Pero desde la otra vereda, Raimundo Espinoza goza de una amplia red de apoyo.

Su mayor respaldo sigue estando en El Salvador, la faena con los costos más altos y que ya en 2015 registró pérdidas. “En la zona dicen que si no estuviera Raimundo en el directorio, hace tiempo que se habría cerrado la división”, comenta un dirigente que pidió reserva de su nombre.

El dirigente es militante del PS, tal como lo es el presidente del directorio, Óscar Landerretche, y el partido histórico de la misma Presidenta Michelle Bachelet. También es cercano a Miguel González, presidente del Sindicato Interempresa de Montaje Industrial (Sinami), que agrupa a las grandes firmas que hacen proyectos para la minería.

Raimundo Espinoza no respondió a las llamadas de este medio para referirse a este tema, pero cercanos a él mencionan que es de su interés seguir en la mesa de Codelco.

¿Cómo afecta esta disputa al alto mando de la estatal? La relación entre Pizarro y Espinoza es estrecha. En una entrevista en “El Mercurio” el 17 de enero pasado, el presidente ejecutivo de la cuprera destacó el rol del presidente de la FTC y lo calificó como “un dirigente excepcional” y lo incluyó dentro de los representantes “que tienen una visión de negocio de largo plazo”. Otros ejecutivos de Codelco destacan que Espinoza es un “factor de gobernabilidad” en la estatal por su papel en destrabar conflictos y llevar adelante los proyectos de la compañía.

Una de las primeras medidas que adoptó Pizarro al llegar a Codelco, en septiembre de 2014, fue pactar una tregua con los trabajadores, emitiendo una declaración conjunta donde se comprometían a trabajar en conjunto para sacar adelante la empresa. Y el 2015, la FTC y Pizarro firmaron un Pacto Estratégico por Chile, el que fue refrendado en cada división.

En la práctica esto se ha traducido en planes de retiro voluntario que han beneficiado a los trabajadores, resalta el presidente del sindicato de Caletones (El Teniente), Guillermo Lemaitre.

En Codelco Norte hacen ver que les corresponde a ellos el “turno” en el directorio

Es en Codelco Norte -donde están Chuquicamata, Gabriela Mistral, Radomiro Tomic y Ministro Hales- donde han surgido voces disidentes de la conducción de Raimundo Espinoza en la FTC y en el directorio de Codelco.

La presidenta del sindicato 2 de Chuquicamata, Liliana Ugarte, plantea que existe una incompatibilidad entre los cargos de miembro de la mesa de la estatal por un lado y la presidencia de la FTC por otro. En ese sentido, hace ver que estando Raimundo Espinoza en el directorio, esta instancia “adoptó decisiones que perjudicaron a Codelco Norte, como no optar por dejar a la mina Ministro Hales como el yacimiento de reposición de Chuquicamata”, lo que a la postre habría afectado la producción de esta faena.

Esta dirigenta plantea derechamente que dado el aporte que hacen las faenas del norte a Codelco, “es el turno de que sea un dirigente de la zona el que esté en la mesa directiva de la empresa”. Y en ese sentido respalda a quienes están en el consejo directivo y son de las faenas nortinas, como Cecilia González (sindicato 1), Héctor Roco (sindicato 1 de Chuqui), Hernán Guerrero (sindicato 3), entre otros.

DESDE YA HAY CANDIDATOS para el cupo de los trabajadores en el directorio. En Codelco Norte se habla de Héctor Roco, Cecilia González y Hernán Guerrero. En Andina, de Manuel Cañas. Y en El Teniente, de Guillermo Lemaitre.(ECONOMÍA Y NEGOCIOS)