La indefinición empresarial sobre el acatamiento de nuevas condiciones ambientales y sociales al proyecto minero Conga planteadas por el gobierno peruano, siembra hoy dudas sobre su viabilidad.

 

La empresa norteamericana Newmont, socia principal del proyecto, afirmó en una comunicado que «ha aceptado hacer nuevamente la evaluación técnica y económica solicitada» por el presidente Ollanta Humala a fin de no afectar dos de las cuatro lagunas andinas involucradas.

El pronunciamiento fue precedido por uno similar de la otra compañía asociada, Yanacocha, y en ambos casos no hay garantía de cumplimiento de la medida ni comentarios sobre las otras exigencias.

Humala dijo el pasado viernes en un mensaje por televisión que «el gobierno no va a aceptar actitudes de soberbia de ninguna empresa» y añadió: «quiero dejar en claro que este proyecto deberá someterse a las nuevas condiciones del Estado».

Los nuevos requerimientos incluyen cuadriplicar la dotación de agua afectada por la pérdida de las lagunas, establecer un fondo para obras públicas y crear 10 mil nuevos empleos, entre otras obligaciones.

El comentarista Miguel Santillana, quien usualmente refleja los puntos de vista empresariales, señaló que la entidad estudiará en 30 días si le conviene salvar las dos lagunas y, en caso contrario, se negará a mantenerlas, y si el Gobierno insiste abandonará el proyecto.

El presidente regional de Cajamarca, donde el proyecto radica y enfrenta resistencias, Gregorio Santos, y los dirigentes sociales pusieron en duda la credibilidad empresarial y la posibilidad que el Ejecutivo imponga sus condiciones.

Amplios sectores populares consideran inviable el Conga social y ambientalmente e insisten en que afectará los recursos hídricos y, en general, el entorno, por lo que anuncian acciones de protesta.

El ministro del Ambiente, Manuel Pulgar-Vidal, declaró que las nuevas condiciones tienen un costo que la empresa debe asumir para hacer viable el plan.

Añadió que «el Estado pedirá a la empresa formas de verificar el cumplimiento de las exigencias» planteadas a Conga y consideró ideal establecer una veeduría.

El titular de Energía y Minas, Jorge Merino Tafur, consideró que la empresa Yanacocha tendría buena voluntad para cumplir las nuevas pautas establecidas.(PRENSA LATINA)