La compañía canadiense Goldcorp anunció la paralización de las obras de la mina El Morro, ubicada en el valle del Huasco, luego que la Corte Suprema detectara irregularidades en los permisos ambientales.

Esto, porque la minera no consultó a la comunidad diaguita de los huascoaltinos, violando el convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo.

Al respecto, la directora de Chile Sustentable, Sara Larraín, llamó a las autoridades ambientales a no aprobar este tipo de proyectos sin verificar que cumpla con todos los requisitos necesarios: “No se pueden seguir haciendo proyectos en áreas protegidas o si es que no hay recursos hídricos y la verdad es que la autoridad tiene que problematizar y no seguir aprobando todo de cualquier forma, porque se está rompiendo el estado de Derecho, se está dando permiso por sobre el derecho de las personas y, obviamente, esto es incluso anticonstitucional”, dijo.

Con esta resolución, los trabajos de la compañía Goldcorp quedan paralizados hasta que se hagan las consultas respectivas a la comunidad indígena afectada.

Este proyecto se suma a otros que han debido retrasar sus operaciones gracias a la intervención de agrupaciones ambientalistas como la termoeléctrica Castilla del multimillonario brasileño Eike Batista. (RADIO U.CHILE)

 VICTORIA INDÍGENA

 Los indígenas chilenos se han anotado una victoria contra las compañías mineras que operan en su país gracias a un fallo del Tribunal Supremo. El máximo orden judicial de Chile ha ratificado una orden de la Corte de Apelaciones de Antafagasta que paralizó un yacimiento de oro y cobre de la canadiense Goldcorp.

Los jueces andinos han decidido suspender inmediatamente la construcción del proyecto, pues consideran que el permiso medioambiental que había sido entregado en marzo de 2011, no cumplía con las garantías mínimas exigidas en Chile. El permiso había sido entregado por la comisión Regional de Medio Ambiente de Atacama para estas excavaciones en la provincia de Huasco.

La mina cerrada se ubica en la cordillera de los Andes y recibe el nombre de El Morro. La inversión prevista en este proyecto extractor de la compañía norteamericana era de 3.900 millones de dólares (2.941 millones de euros).

Las protestas de los pueblos indígenas en contra de los megaproyectos mineros se han propagado por todo el continente. Reclaman que se respete el medio ambiente y que no se contaminen las aguas que dan de beber las cuencas donde se ubican estas explotaciones. (univision)