Catastro de inversiones de los mayores productores de cobre, oro, plata y molibdeno del país. FOTO BHP BILLITON

Gran minería chilena tiene en ejecución proyectos por aproximadamente US$ 30 mil millones. Los proyectos en evaluación alcanzan un monto similar.

Dada la importancia de la actividad minera para Chile y la relevancia de sus empresas socias en esta industria, el Consejo Minero inició la publicación del catastro de inversiones de los mayores productores de cobre, oro, plata y molibdeno del país.

“Consideramos necesario disponer de una cartera agregada que distinga en forma clara entre los distintos estados de avance de los proyectos. Con esto buscamos entregar información que refleja en forma más precisa la cartera de proyectos de nuestras empresas socias”, señaló Joaquín Villarino, Presidente Ejecutivo del Consejo Minero.

Este trabajo se inserta en el esfuerzo del Consejo Minero por entregar al mercado, de la manera más actualizada posible, las diversas cifras y datos precisos relevantes de la gran minería chilena, haciendo de su sitio web una herramienta de consulta.

El catastro está disponible en www.consejominero.cl y se actualizará en forma periódica.

Metodología

El catastro del Consejo Minero incluye proyectos o grupos de proyectos informados por su empresas socias y que son de conocimiento público.

Son proyectos o grupos de proyectos de montos superiores a US$ 90 millones, estrictamente mineros o asociados a proyectos mineros, tales como plantas desaladoras.

Se distinguen dos etapas o estados de avance de los proyectos.

Por una parte están los proyectos “en ejecución”, cuya decisión de inversión ha sido tomada por la empresa y cuentan con los permisos respectivos, entre ellos los ambientales.

Por otra parte están los proyectos “en evaluación”, que han ingresado al Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental (SEIA), pero la decisión de inversión no ha sido tomada. Excepcionalmente se incluyen proyectos no ingresados al SEIA, pero cuyo ingreso está planificado por la empresa.

No se definió una fecha tope de puesta en marcha de los proyectos como criterio de inclusión en la cartera. Es decir, incluye todos los proyectos en estados “en ejecución” y “en evaluación” informados por las empresas al Consejo Minero. El resultado es que hay proyectos “en ejecución” con fecha de puesta en marcha hasta el año 2018. Como regla general las empresas no informan el año de puesta en marcha de sus proyectos “en evaluación”, precisamente porque están expuestos a un mayor grado de incertidumbre. Excepcionalmente algunas empresas han decidido poner una fecha estimada.

Expresamente el Consejo Minero no suma los montos totales de inversión de los proyectos “en ejecución” con los de los proyectos “en evaluación”, porque el distinto nivel de certeza de los dos tipos de proyectos los hace no sumables.

Siendo ambos válidos, metodológicamente existen diferencias entre el catastro del CM y el de Cochilco. Por una parte, el de Cochilco incluye información de toda la minería; no sólo de las empresas del Consejo Minero. Además, si bien ambos catastros usan la misma definición de proyectos “en ejecución”, el estado “en evaluación” del CM considera proyectos ya ingresados al SEIA, mientras en el caso de Cochilco su categoría “de factibilidad” alude a proyectos que han “iniciado los estudios de evaluación ambiental”, lo que implica que no necesariamente han ingresado al SEIA. Por otra parte, Cochilco considera una categoría adicional de proyectos en fase de prefactibilidad.

Resultados del catastro del Consejo Minero

El catastro del Consejo Minero da cuenta de una cartera de proyectos mineros “en ejecución” por prácticamente US$ 30.000 millones, de sus empresas socias. “Este valor es significativo, pero ciertamente muy menor comparado con las interpretaciones que se han hecho de otros catastros cuando se ha sumado, equívocamente a nuestro juicio, proyectos en muy distinto estado de avance. En nuestra opinión, los proyectos ‘en ejecución’ que alcanzan estos US$30.000 millones son los que deben considerarse con alto nivel de certeza para efectos de realizar los análisis pertinentes”, señaló Joaquín Villarino.

“Además, nuestras empresas socias tienen una cartera de proyectos ‘en evaluación’ por otros US$30.000 millones. Este grupo de proyectos, que aún no cuenta con decisión de inversión, representa una oportunidad de mayor aporte al desarrollo del país, en caso que superemos desafíos de competitividad, y que las condiciones de mercado y las decisiones de política pública permitan su materialización”, agregó.(ESTRATEGIA)