Corrían los años en Chile en pleno gobierno de Ricardo Lagos cuando se le da el vamos a este maga proyecto de la cuprífera Los Pelambres, el proyecto apoyado por tanques de pensamientos mantenía un amplio lobby en el Congreso en forma transversal a ambos bloques políticos tanto de la Alianza como de la Concertación, a tal punto que funcionarios de esta ligados a diversos cargos públicos y a la alta dirección de estamentos de gobierno en la Región de Coquimbo, con el tiempo pasaron a ocupar puestos con suculentos sueldo bajo mandato de la minera de intereses de los hermanos Luksic y capitales japoneses.

Ad porta del juicio oral por asociación ilícita y prevaricación que la Fiscalía y la minera pretenden comprobar contra El Comité de Defensa de Caimanes, con 88 documentos, 55 escuchas telefónicas y 25 fotografías y esquematizaciones de inteligencia por parte de la SIPOLCAR de Carabineros quien intervino teléfonos, realizó seguimientos en contra de un dirigente social emblemático de la comunidad de Caimanes, abogados de la comunidad, organizaciones ambientales sociales solidarias como de DDHH, todo entraba en el saco para lo planteado por la minera y la Fiscalía. Mal guión o buen guión eso lo determinara el juez, con fecha hora a señalar en los próximos días. Este es uno de los tantos procesos en que la comunidad de Caimanes y Minera los Pelambres mantiene en desarrollo ante la justicia chilena, batallas judiciales en que la verdad de aquellas familias arraigadas a la tierra del Valle de Pupìo en la Región de Coquimbo, hoy se han transformado en una maraña de datos en groseros tomos de procesos.

Lo nuevo en este capítulo judicial será que uno de los dueños de la mina, cara visible de la empresa Jean Paul Luksic ha sido requerido por justicia a declarar en el juicio oral contra de la comunidad de Caimanes en Ovalle, al cierre de esta edición el ciudadano Jean Paul Luksic, no acusa recibo de este requerimiento judicial ni confirma su asistencia, el juicio oral está fijado para el 28 de mayo en la ciudad de Ovalle.

Lejos del tema judicial, hay que decirlo; el destino de miles de personas del Choapa quedo trazado cuando se le dio el vamos a este proyecto lesivo para la comunidad, echado a una suerte de miseria, división en el seno de familias enteras , y de cientos de desplazados ambientales por las malas practicas y errores por parte de la minera, en su lógica de danza de millones, cuando se constata el quiebre social que produjo el emprendimiento, el cual es irreversible hoy, esto sin contar con el atentado a hitos arqueológicos y de patrimonio cultural, se constata además como el propio estado de derecho chileno se ha violentado desde la misma Fiscalía al involucrar a terceros, muchos de ellos reconocidos dirigentes sociales acto que se asemeja más a una criminalización de la protesta social, es claro cuando se ve en los informes de inteligencia como ha organizaciones ambientales y de derechos humanos se les sindica como parte de esta trama, organizaciones soberanas de sus accionar han solidarizado con las comunidades conflictuadas en todo el norte de Chile, en esto se vincula por ejemplo a la Red Ambiental Norte, y a la Comisión Ética Contra la Tortura sindicándola en escuchas telefónicas con organizaciones de lucha ambiental colombianas. Escuchas telefónicas ilegales complejos cuadros de relaciones elaborados por parte órganos de inteligencia que distrayendo recursos de todos los ciudadanos chilenos ocupan tiempo en encontrar los eslabones que sostenga la tesis de la minera; una supuesta asociación ilícita para sacar lucro de la aparente “prístina” empresa minera.

Mientras tanto en la realidad del territorio, decenas de localidades y pueblos pequeños se vieron fragmentados y violentados en sus tranquilidad, el vinculo con la naturaleza de las familias muchas de ellas campesinas en su mayoría no se les respeto nada y lo peor estuvo por venir para ellos, cuando pierden su derecho irrenunciable como chilenos a tener agua limpia y de vivir libre del peligro de ser arrasado por un tranque de veneno, tal obra que la justicia chilena en algún momento denomino de obra ruinosa y con orden de demolición.

Tanto la Fiscalía en los Vilos como la parte querellante de Minera Los Pelambres y la defensa de los imputados por parte de abogados y dirigentes de Caimanes, han sostenido un debate amplio pero no por ello en igualdad de condiciones , cuando vemos que la parte querellante ha contado con informes de inteligencia que a juicio de entendidos nos remontan a los años más oscuros de la historia reciente de nuestro país , y que son parte de las pruebas que se incluirán en el juicio oral a realizarse en Ovalle en los próximos meses.

Mientras tanto la mirada del mundo ambiental se vuelca su atención a este caso que en este capítulo sin duda marcara referencia por tratarse no tan sólo de un caso de una minera conflictuada con una comunidad, hay que tomar en cuenta que en la Región de Coquimbo en lo inmediato ya tiene 11 mega proyectos mineros en vía de aprobación y que será el gobierno del empresario y primer presidente usufructuario de la historia de Chile Sebastián Piñera el cual tendrá que visar dichos estandaderes ambientales. Difícil tarea en tiempos históricos de desigualdad y falta de equidad en toda índole en Chile.(MAPU EXPRESS)