Pampa Hermosa de SQM es el proyecto de mayor magnitud con una inversión de US$1.033 millones y puesta en marcha el 2014.

DSC08380

Compañías australianas, inglesas, canadienses y Codelco estudian otros 13 prospectos en la zona. Yacimientos identificados corresponderían principalmente a depósitos de cobre y oro.

Al menos cinco proyectos mineros se espera que entren en operación antes del año 2022 en la región de Tarapacá. La cartera es comandada por las ampliaciones Fase II y III de Collahuasi junto a Quebrada Blanca Hipógeno de Teck. Los proyectos de ambas compañías llegan a US$12.390 millones, lo que representa el 92% de los US$13.493 millones que se invertirán en esta zona.
Doña Inés de Collahuasi, cuyo control comparten Xstrata y Anglo American, maneja dos proyectos para ampliar la mina que suman US$6.800 millones. Para este año está prevista la entrada en operaciones de la Expansión Fase II, cuya inversión llega a los US$300 millones. En tanto, la Expansión Fase III, avaluada en US$6.500 millones, está temporalmente suspendida debido a los problemas operativos y las bajas de producción que ha registrado la mina.
La otra empresa con un mega proyecto cuprífero en la región es Teck. La minera canadiense recientemente anunció que retomó la construcción de la obra que costará unos US$5.590 millones. Su puesta en marcha estaba prevista para 2016, pero debido a problemas de productividad la operación de la faena se estima para después de esa fecha.
Fuera de la minería del cobre aparecen además otros dos proyectos. El de mayor magnitud es Pampa Hermosa de SQM, cuya puesta en marcha está prevista para el 2014. La inversión de US$1.033 millones apunta a aumentar la producción de yodo y la construcción de una nueva planta de nitratos. Por último, Herencia Resources anunció a principios de este año que esperan tener en funcionamiento Paguanta para fines de 2015. La operación de plata y Zinc significará una inversión de US$70 millones.
Los proyectos del futuro
A la fecha existen otros 13 prospectos en la región que concentran el interés de diversas compañías. Una de estas mineras es Codelco, cuyo plan al 2021 contempla avanzar en el posible desarrollo del yacimiento Mocha.
Pero la mayor parte de las compañías con intereses en la zona son extranjeras. La japonesa Nittetsu Mining actualmente estudia cuatro yacimientos, tres de ellos de cobre, en las cercanías de las operaciones Cerro Colorado, Quebrada Blanca y Collahuasi.
Entre las australianas se cuentan a Chinalco Yunnan Copper, con tres depósitos de cobre bajo análisis cercanos a Collahuasi, y Mariana Resources con un yacimiento de plata. También en el rubro argentífero una inglesa y una canadiense manejan prospectos en estudio.(ESTRATEGIA)