La historia de Codelco comenzó con la promulgación de la reforma constitucional que nacionalizó el cobre el 11 de julio de 1971, a propuesta del derrocado presidente socialista Salvador Allende, y su creación se oficializó por decreto el 1 de abril de 1976 durante el régimen miliar.

FOTO ENTRADA EDIFICIO CODELCO

La Corporación Nacional del Cobre de Chile (Cocelco), la cuprífera estatal y mayor productora del mundo, podría ser desplazada al segundo lugar por la anglo-australiana BHP Billiton.

Así lo afirmó  el ex presidente de esa empresa entre 1994-1996 y 2000-2006, Juan Villarzú, en un artículo de la Revista “Minería” correspondiente a octubre.  “Desde su creación, Codelco ha sido el mayor productor de cobre del mundo. BHP Billiton está a punto de desplazarla al segundo lugar”, destacó. 

BHP Billiton es la compañía minera más grande del mundo. Su origen proviene de la fusión en 2001 de la compañía australiana Broken Hill Propietary (BHP) y la compañía británica Billiton.

Villarzú explicó que “Chuquicamata ya no es la mina de rajo abierto más grande. Ello ocurre a pesar de que Codelco tiene reservas suficientes como para producir más de 70 años al ritmo actual, tiene una importante cartera de proyectos en estado avanzado de desarrollo y un contingente de ejecutivos, profesionales y operadores de primera línea”.

La historia de Codelco comenzó con la promulgación de la reforma constitucional que nacionalizó el cobre el 11 de julio de 1971, a propuesta del derrocado presidente socialista Salvador Allende, y su creación se oficializó por decreto el 1 de abril de 1976 durante el régimen miliar.

“En sus casi 40 años le ha aportado más de 100.000 millones de dólares al Estado. Codelco puede mejorar estos resultados si se la libera parcialmente de la obligación de traspasar todos los excedentes que genera”, afirmó Villarzú.

Para ello, según el especialista, es necesaria “una mirada estratégica de mediano plazo que alimente la política del cobre y oriente su accionar”. 

Se pregunta si tiene sentido que el financiamiento y el crecimiento de Codelco dependan de consideraciones macroeconómicas de corto plazo y no de los objetivos que la estrategia de país le imponen.

En su opinión, si el país captara el 50 por ciento de las utilidades extraordinarias obtenidas por las empresas privadas de la gran minería y Codelco pudiera recuperar el liderazgo de la industria, se podría financiar la gran reforma de la educación y parte de los recursos que se espera cubrir con las propuestas de reforma tributaria en discusión.

Se refiere a la propuesta que ha presentado la ex presidenta Michelle Bachelet, favorita para ganar las elecciones el próximo 17 de noviembe, quien proyecta una reforma de los impuestos para recolectar más de 8,000 millones de dólares para la educación y otras reformas sociales.

“La carencia de una estrategia de mediano plazo refuerza la mirada de corto plazo, y la aversión al riesgo de las decisiones de inversión, tiende a demorarse y a ser insuficiente”, precisó Villarzú.

Entre 2007 y 2012, Codelco generó unos 7.000 millones de dólares al año.

“Desafortunadamente, estos excelentes resultados esconden un deterioro de la competitividad relativa de la empresa, consecuencia de la caída en la ley (contenido) de cobre de Chuquicamata y, en menor grado, en otros yacimientos”, apuntó.

En su opinión, era necesario reemplazar la menor producción, consecuencia de ese fenómeno, por una de bajo costo proveniente de nuevas minas o de la ampliación y modernización de las actuales, pero se optó por esperar, y hoy el riesgo de una crisis de producción es significativo.

“Codelco se ha propuesto enfrentar este desafío mediante la implementación de un ambicioso y necesario programa de inversiones. Se trata de invertir 20.000 millones entre 2013 y 2017 para elevar y mantener la producción sobre 2 millones de toneladas desde 2020 en adelante”, indicó.

No obstante, sostuvo que la presión por demorar o disminuir el monto de las inversiones está presente, y “se niega a la empresa la posibilidad de capitalizar parte de sus utilidades aduciendo una restricción financiera inexistente.

“Pero esta vez el problema es mayor, lo que podría haberse hecho en 10 años habrá que hacerlo en cinco”, agregó.

De acuerdo con Villarzú, “no queda tiempo; si no se avanza decididamente en la implementación del plan de inversiones, lo más probable es que en 2020, en vez de aumentar a 2 millones de toneladas de bajo costo, la producción de Codelco caiga por debajo del millón y medio de toneladas de alto costo”.

Por último, hizo énfasis en que “el impacto de este último escenario en las cuentas fiscales y en el país sería devastador. Por lo mismo, resulta inexplicable el rechazo del Ministerio deHacienda a la solicitud de la empresa de capitalizar parte de sus utilidades. Una vez más los árboles no dejan ver el bosque”.(REV/Xinhua)