Codelco se niega a cumplir la ley debiendo pagar multas que podrían alcanzar hasta  70 UTM.

La Inspección  del Trabajo cito en conjunto a Codelco como empleadora, y a los socios y socias del Sindicato Interempresas que habían sido desvinculados de sus funciones mientras gozaban del fuero laboral establecido en el artículo 221 del Código del Trabajo.

En esta citación la Inspección del Trabajo ordeno a Codelco la reincorporación de estos profesionales, ya que el empleador no cuenta con la autorización judicial para despedirlos. Señalando en esta instancia, que Codelco se expone a sanciones económicas sino se allana a poner término a la separación indebida de las funciones  que sufrieron estos colegas.

De forma incoherente e inconsecuente con su publicitado primer lugar como empresa socialmente responsable y con el rol ejemplificador que le persigue como empresa estatal,  cumplidora con las normativas legales que rigen a nuestro país. Codelco, sin argumentación legalmente válida señalo a la autoridad gubernamental que se niega a cumplir esta instrucción.

De esta forma, se le da a la estatal un plazo de dos días (12 de noviembre) para corregir esta   infracción, de lo contrario se le multará con cifras que podrían llegar a 70 UTM por cada uno de los profesionales ilegalmente despedidos, según establece el artículo N°506  del Código de trabajo.

Resulta sorprendente que Codelco, luego de pregonar insistentemente,  que se encuentra bajo un estricto régimen de contención de costos, y que los despidos masivos ejecutados, son medidas dolorosas que obedecen exclusivamente a la reducción de costos, hoy opte por pagar una multa cercana a $90 millones, antes de cumplir con lo que establece la ley.

La multa que deberá pagar Codelco por este desacato premeditado, es similar al sueldo promedio de cada uno de los profesionales ilegalmente desvinculados, lo que demuestra la inconsistencia en el discurso que ha establecido la administración de forma pública. 

Esperamos que Codelco recapacite sobre esta desafortunada postura que hoy está tomando, ya que lo único que se consigue con ésta es solo una imagen negativa  tanto del gobierno como del país, al dar cuenta que es el propio Estado, el que no cumple la legislación que éste mismo exige y fiscaliza.(El América)