Conferencia Codelco Chuquicamata Subterranea

Presidente ejecutivo de la estatal justificó el bono récord que se entregará a los trabajadores del yacimiento con el plan de retiro de 2.150 personas en cuatro años.  

Una de las principales preocupaciones del presidente ejecutivo de Codelco, Thomas Keller, son los altos costos que enfrenta la compañía minera.

Tal es la inquietud que durante la última negociación colectiva que cerró la empresa estatal el sábado pasado con los trabajadores de Chuquicamata, se acordó la entrega de un bono histórico de $16,8 millones por persona, más un préstamo blando por $3 millones, con la condición de que se iniciara un plan de retiro de 2.150 trabajadores en la división.

Esto último tenía como objetivo reducir los altos costos que enfrenta el yacimiento que se encuentra ubicado en Calama, Región de Antofagasta.

«En la negociación en Chuquicamata nos hemos hecho cargo, afortunadamente junto a los trabajadores, de cómo vamos a transitar de la situación actual a una de mayor competitividad. Eso es lo importante es esta instancia», sostuvo el sucesor de Diego Hernández en la presidencia ejecutiva de la corporación estatal.

Según Keller, el futuro proyecto Chuquicamata subterráneo -que demandará una inversión por US$3.800 millones- era inviable si no se acordaba con los trabajadores una desvinculación paulatina de personas durante los 48 meses que durará el nuevo convenio colectivo.

«Era muy importante para la viabilidad de ese proyecto lo que hemos acordado en esta negociación colectiva. Tiene que ver con haber generado condiciones que aseguren la competitividad en el largo plazo y eso tiene que ver ciertamente con la viabilidad del proyecto Chuquicamata subterránea», afirmó el alto ejecutivo.

Respecto a esto último, Keller agregó que este bono récord también incorpora las actuales condiciones de mercado que enfrenta la minería con precios del cobre sobre los US$ 3,5 por libra y la situación de otras industrias en el país.

De acuerdo con cifras que manejan en la estatal, al desvincular a estos 2.150 trabajadores de la división la compañía se ahorraría por año unos US$200 millones si se tiene en cuenta que por cada empleado se gastan cerca de US$100 mil.

Así, afirman desde la compañía, se costea en su integridad el bono que implicará para la corporación desembolsar un monto similar (US$209 millones) por los 5.900 trabajadores que tiene la división.(EMOL)