FTC anunció paro general.
FOTO ENTRADA EDIFICIO CODELCO
El conflicto que estalló en Codelco tras el anuncio de la Federación de Trabajadores del Cobre (FTC) de realizar un paro general -el primero que debe enfrentar la administración de Thomas Keller al mando de la compañía-, tendrá un costo altísimo para la corporación.

Aunque en la empresa dicen no entender las motivaciones para realizar un paro general por parte de sus trabajadores de planta -de hecho, no hay declaraciones ni respuesta oficial al emplazamiento sindical- sí se han sacado algunos cálculos. A nivel interno, se plantea que de producirse una jornada de paralización general, como lo ha anunciado la FTC, ésta tendrá un costo para la empresa cercano a los US$41 millones, lo que equivale a 4.900 toneladas que se dejarían de producir en caso de una paralización total en todas las divisiones de la cuprera sólo por un día.
Esta cifra proviene de un cálculo efectuado en julio de 2011, cuando se realizó una paralización similar. Aunque entonces el precio del cobre estaba casi US$1 por sobre el actual (US$4,3 versus los US$3,5 de hoy) el ritmo de producción era inferior, lo que compensa la menor cotización del metal.
Este año, no obstante, podría tener un costo más elevado, porque la propuesta de la FTC es realizar un gran paro nacional en las divisiones, y previo a ello desarrollar pequeñas jornadas “de reflexión”, en la que también habría paralización.
El documento final del Congreso de la FTC, al que tuvo acceso PULSO, plantea dos agendas, una nacional y otra interna. En la primera proponen cambios a los sistemas de pensiones y exigen la renacionalización del cobre, con la intención de colocar ambos temas en la discusión presidencial.
Respecto de la situación interna, el documento es muy crítico. Según la asamblea de dirigentes de Codelco, existe una sensación de “cansancio ante la prepotencia, arrogancia e ineficiencia descarada de sus ejecutivos con los trabajadores y el país”, se plantea.
“El congreso nacional extraordinario  ha llegado a esta determinación para repudiar, exigir cambios y rectificaciones a un conjunto de situaciones que afectan a los trabajadores de Codelco y por un desarrollo sustentable y con justicia social”, se señala.
En la administración de Codelco no quisieron responder a la amenaza de la FTC, aunque de manera no oficial se señaló que no hay temas ni incumplimientos que justifiquen ningún tipo de movilización.
A nivel interno, lo que se cree es que existe una pugna de distintos sectores dentro de la dirigencia buscando posicionarse en un año de elecciones.
En cuanto a proyectos, se plantea el término de la venta de concentrados y el desarrollo de un plan estratégico para permitir la sustentabilidad y competitividad de las refinerías y fundiciones, de manera de exportar cátodos y ánodos, en vez de concentrado.
Ayer, además, dirigentes de la Confederación de Trabajadores del Cobre (CTC), entidad que se atribuye la representatividad de los trabajadores de empresas contratistas, amenazaron con huelgas si es que la administración no escucha sus planteamientos, que se relacionan con incumplimientos de los acuerdos firmados en 2007 con la compañía.(PULSO)