Codelco y su filial Ecometales dieron un paso pionero al inaugurar la primera planta industrial del mundo que elimina el arsénico y el antimonio del cobre y lo estabiliza como residuo no peligroso.

«Esta nueva planta resuelve de manera segura -para el medio ambiente y para la salud de los trabajadores- el manejo del arsénico y otras impurezas que están asociadas a la producción de cobre. Se trata de una innovación 100% chilena, desarrollada por EcoMetales, filial de Codelco, que hace una contribución significativa al logro de una minería sustentable», señaló Julio Aranis, vicepresidente de Operaciones Norte de Codelco, durante la ceremonia de inauguración, llevada a cabo en la planta de Ecometales, a 35 kilómetros de Calama.

Al evento asistieron el Seremi de Medio Ambiente, Hugo Thenoux, el senador socialista Juan Pablo Letelier, el gerente general de División Chuquicamata, Juan Carlos Avendaño, entre otros personeros y ejecutivos de mineras, otras empresas y de Codelco.

Esta innovación medioambiental, 100% chilena, es el resultado de más de cuatro años de estudios realizados por EcoMetales, que logró aplicar la mejor solución tecnológica existente en el mundo en el abatimiento y disposición estable del arsénico, considerado un residuo peligroso.

La iniciativa está dentro de la estrategia de Codelco de lograr una minería cada vez más sustentable, al tiempo que ofrece una solución tecnológica al hecho que el distrito minero de Calama presenta las mayores concentraciones de arsénico del planeta, debido a la forma en que se encuentra el mineral de cobre en esta zona.

Visión de futuro

Además de tratarse de una experiencia única, esta planta industrial contribuye de manera significativa al compromiso medioambiental de Codelco con Calama y sus habitantes, ya que las instalaciones se anticipan a la explotación de la División Ministro Hales, que comenzará en 2013.

Una de las características más llamativas de las operaciones del nuevo proceso es que resuelve el manejo del arsénico de manera segura para el medioambiente y para la salud de los trabajadores.

Inversión

La planta industrial, construida y diseñada por EcoMetales, demandó una inversión de más de 70 millones de dólares y tiene capacidad para abatir hasta 10 mil toneladas de arsénico y recuperar más de 25 mil toneladas de cobre al año. Además, una de sus virtudes es que tras la remoción del arsénico y el antimonio contenidos en los polvos de fundición, Ecometales envía de vuelta a la División Chuquicamata una solución concentrada de cobre (PLS), libre de impurezas, la que permite producir cátodos con mayor valor comercial.

A su vez, la escorodita, el residuo arsenical no peligroso, se dispone a 1 kilómetro de la Planta, en un depósito que cumple con todos los estándares ambientales.

Con este importante avance en el aspecto medio ambiental, Codelco a través de EcoMetales, reafirma su compromiso con la vida e integridad de las personas, como también con el cuidado del medioambiente, plasmando de esta manera una nueva mirada en materia de sustentabilidad y los valores que impulsa la Corporación. (TERRA)