El presidente ejecutivo de Codelco, Thomas Keller, ofreció una rueda de prensa para entregar detalles del avance del proyecto, que contempla una inversión de 3.828 millones de dólares.

Codelco dijo que espera que el directorio de la compañía apruebe de forma definitiva, antes de fin de año, el proyecto para transformar la mina Chuquicamata, el mayor yacimiento a rajo abierto del planeta, en una operación subterránea.

 El presidente ejecutivo de Codelco, Thomas Keller, ofreció el viernes una rueda de prensa junto al ministro de Minería, Hernán de Solminihac, para entregar detalles del avance del proyecto, que contempla una inversión de 3.828 millones de dólares.

 Keller, quien asumió el cargo el pasado 1 de junio tras la renuncia de Diego Hernández, señaló que la minera trabaja actualmente en el estudio de factibilidad y en las obras tempranas, para cuya ejecución el directorio aprobó en octubre del año pasado un presupuesto de 875 millones de dólares.

 “Durante la segunda mitad del año vamos a ir a nuestro directorio para solicitar la aprobación del proyecto completo”, señaló Keller, quien dijo que en la estatal son “optimistas” y creen que se puede “convencer a nuestro directorio antes de fin de año”.

 Codelco espera que la mina subterránea, que permitirá una producción anual de 340.000 toneladas de cobre fino y más de 18.000 toneladas de molibdeno, empiece a operar en 2018.

 El presidente ejecutivo dijo que el proyecto es una “parte esencial” de la estrategia de la compañía y aseguró que la baja en el precio del cobre no afecta sus proyecciones, ya que es una iniciativa “de largo plazo”.

 El gerente del Proyecto Mina Chuquicamata Subterráneo, Álvaro Aliaga, explicó que se construirán más de mil kilómetros de túneles y chimeneas, y que la mina alcanzará su nivel máximo de producción en 2027.

 Además, resaltó que tras casi un siglo de explotación el yacimiento a rajo abierto dejará de ser económicamente rentable en la próxima década, principalmente por los costos de transporte.

 En la actualidad, los camiones deben recorren once kilómetros desde la zona donde se extrae el mineral hasta la planta de procesamiento, indicó Aliaga.

 Por su parte, el ministro de Minería, Hernán de Solminihac, adelantó que en las próximas semanas se realizará la primera tronadura, que marcará el inicio de las operaciones subterráneas.

 El ministro señaló que se utilizará tecnología “de clase mundial” y destacó que hasta ahora se han perforado catorce kilómetros de túneles para explorar el yacimiento.(EL MOSTRADOR)