A Codelco no le interesa ingresar al negocio de la explotación de litio. Pese a que el gobierno está, de cierto modo, empujando a la minera estatal a que al menos evalúe el tema, en la corporación tienen otras prioridades y ni siquiera han constituido filiales o, por último, una gerencia para analizar el tema.

 En otras palabras, no se han dado por enterados del interés del Ejecutivo en abrir procesos de licitación para explotar las reservas que tiene Chile de este mineral.

 Esto es lo que se comenta al interior de la corporación, donde explican que la empresa tiene suficientes requerimientos financieros e inversiones a futuro que van en una línea opuesta a la de diversificarse hacia otros minerales. «La cartera de proyectos de Codelco es suficientemente amplia como para agregarle nuevas cargas», plantea una fuente.

 Son US$ 37 mil millones para los próximos 15 años. Esto choca con la disposición del gobierno, que ha dicho que una de las pruebas de que el plan de licitación de litio -dado a conocer por el subsecretario de Minería, Pablo Wagner- no es una privatización, es el hecho de que Codelco puede participar.

 NI UNA GERENCIA

 En el sector minero interpretan el interés del Ejecutivo, y en particular del ministerio y la subsecretaría de Minería, de que Codelco analice la situación como una especie de «prueba de la blancura» de los intereses detrás de la apertura al plan de explotación.

 Esto, pues una vez que se anunció este plan, una de las primeras críticas que arreciaron en contra del gobierno se relacionaron con que esto era una «privatización encubierta», sesgo que ha perseguido a la administración Piñera.

 Consultado Codelco, señaló que no se ha conformado ninguna filial ni gerencia para analizar siquiera la posibilidad de participar en este negocio, que en la estatal quedó circunscrito a algunos análisis respecto de sus pertenencias. La minera analizó ingresar a este negocio a través de la explotación del salar Pedernales, en la Región de Atacama, muy cercano a la división Salvador y del cual la corporación es dueña, pero finalmente se desistió.

 En 2008, bajo la administración de José Pablo Arellano, se encargó un estudio para conocer el potencial y la viabilidad comercial de su explotación. Los resultados del reporte arrojaron que Pedernales no tenía un potencial muy grande, debido a la baja ley de mineral. Esto viene a confirmar lo que ha sido planteado por varios expertos: las reservas de litio que tiene Chile se encuentran, casi en su totalidad, en el Salar de Atacama, donde hoy participan dos compañías: SQM -ligada a Julio Ponce y la canadiense PCS- y la Sociedad Chilena del Litio (SCL), filial de la alemana Chemetal. Ambas empresas representan el 41% de la capacidad total de producción de este producto en el mundo, de acuerdo con cifras 2010.

Esto, no obstante, no cierra la puerta a que una empresa estatal participe de la licitación de concesiones de explotación de litio, aunque la figura habría que crearla. Ya existe, sin embargo, capacidad de exploración y explotación de minerales en la Empresa Nacional de Minería (Enami) que podría ser la base de un emprendimiento similar. (MINERIA CHILENA)