El presidente ejecutivo de Codelco, Diego Hernández, criticó la estrategia comunicativa llevada a cabo por Anglo American en el marco del conflicto que ambas mineras mantienen por el 49% de la propiedad de la filial Anglo American Sur (AAS) y acusó a la firma británica de pretender imponer un cambio «cultural» en el modo de resolver el conflicto en Chile.   

Hernández consideró desacertado el camino elegido por Anglo American a la hora de comunicar sus pasos dados respecto de la disputa que ambas compañías mantienen y se refirió a los diversos insertos «publicitarios» con los informes de derecho publicados en medios locales.

 «No tiene sentido esta forma de hacer las cosas, dado que esta disputa ya está dentro de un cauce legal; ¿qué es lo que se pretende con ello, afectar a los jueces?», sostuvo Hernández en un encuentro con los medios.   

En la ocasión, el ejecutivo admitió que la estatal en ningún momento descartó la posibilidad de alcanzar un acuerdo comercial que pusiera fin al conflicto, sin embargo, expresó que «en este momento lo veo muy difícil», luego de las declaraciones realizadas por el presidente ejecutivo del área Cobre de Anglo American, John McKenzie, este domingo a un diario local.

Para Hernández, las palabras de McKenzie en las que consideraba que la oferta realizada por la británica de US$ 1.000 millones a mediados de 2011 por su parte de AAS, fue «muy generosa», evidencian que «para ellos nuestra opción, no era realmente una opción y no tiene validez, o al menos, no tiene el mismo valor que tiene para nosotros.

 Por lo anterior, «es complicado lograr algún tipo de acuerdo», explicó Hernández, en base a los mencionados antecedentes.

 Agregó que, la gestión de la disputa por parte de Anglo American, «no respeta la cultura local; no estamos dispuestos a cambiar nuestra forma de hacer las cosas, solo para satisfacer las demandas de Anglo».

 Preguntado respecto del motivo que llevó a Codelco a hacer público el contrato de financiamiento suscrito con Mitsui, Hernández expresó que la estatal «estaba ad portas de colocar un bono por más de US$ 1.000 millones en los mercados internacionales y no podía omitir información de esa relevancia a sus inversionistas».

   Añadió que Mitsui también estaba obligada a informar a sus accionistas y reguladores en Japón.

   «Además, como empresa del Estado, Codelco deber pedir autorización para poder endeudarse, (…)», precisó Hernández.

   Respecto de los tiempos en los que se estima que podría llegarse a una solución legal en la disputa que ya se prolonga desde hace seis meses, Hernández, expresó que la Corporación espera tener la primera resolución en primera instancia «a finales de año o principios del próximo».

   Además, precisó que la resolución final que ponga fin al conflicto se estima que llegarán dentro de 3 o 4 años.

   Para Hernández, la judicialización de esta disputa «perjudica mucho más a Anglo American que a Codelco, ya que involucra un activo minero que no pertenecía a Codelco hasta enero de 2012 y que no está integrado en sus balances, ni en sus proyecciones de ingresos o producción».

   El alto ejecutivo de Codelco, explicó que en el contrato de opción de compra del 49% de AAS, se definen dos fórmulas de cálculo del valor por dicha opción y se establece que se utilizará la que sea más conveniente por el vendedor.

   «Ambas fórmulas no consideran los aumentos de producción y de ingresos que generará, a partir de 2012, la inversión realizada por Anglo American en AAS, cercana a los US$ 3.000 millones», precisó la empresa en un comunicado difundido a los medios.

   Este factor, continuó la empresa, es el que explica la «enorme» diferencia entre el valor que debe pagar Codelco por el 49% de AAS (US$ 5.750 millones, aproximadamente) y su valorización en el mercado (US$ 10.700 millones).  (EMOL)