La División Chuquicamata lamentó y rechazó la acción de fuerza emprendida el miércoles por un grupo de dirigentes sindicales, que bloqueó los accesos de la mina, afectando también el ingreso a las operaciones de Radomiro Tomic y Minera Gaby.

Personal de la empresa Metalcav, que trabaja en la fundición, planta de ácido y refinería en Chuquicamata, así como en áreas de mantención de Radomiro Tomic y Ministro Hales, bloqueó el acceso principal y obligó a la minera a usar un camino alternativo.
Chuquicamata enfrenta  un escenario productivo y económico complejo, dijo Codelco, pues durante el periodo 2007-2012, el costo de producción casi se ha duplicado, en tanto que la producción ha caído prácticamente a la mitad, producto del agotamiento natural de las reservas. “Esto trae como consecuencia la necesidad de tomar un conjunto de medidas de ajuste para asegurar la viabilidad económica de la división”, dijo la firma, entre ellos un Plan de Egreso Programado para un promedio aproximado de 500 trabajadores anuales en el periodo 2013–2016. (DIARIO FINANCIERO)