La chilena Corporación del Cobre (Codelco) celebró el primer año de trabajo a rajo abierto del yacimiento minero El Teniente, después de 108 años de faenas exclusivamente subterráneas, en las faldas de la cordillera de Los Andes.

FOTO MINA EL TENIENTE 2El yacimiento aportó en su primer año de producción 53.600 toneladas métricas de cobre fino y cerró este primer ciclo sin que tener que lamentar accidentes fatales.

“Se trata de un proyecto exitoso que confirma que en Codelco somos capaces de llevar a cabo iniciativas tan importantes para la Corporación como esta operación que contribuye con más de 50 mil toneladas de cobre fino”, señaló el presidente ejecutivo de la compañía, Thomas Keller, de visita en ese lugar.

El Teniente, considerada como la mina subterránea más grande del mundo, dejó de funcionar como tal el pasado año, cuando alcanzó a sumar más de 3.000 kilómetros de túneles y comenzó su trabajo como yacimiento a rajo abierto.

Según Keller, con ese yacimiento quedó demostrado que “somos capaces de ejecutar proyectos complejos, hacerlos dentro del tiempo programado y acorde a los presupuestos que nos fueron aprobados”.

“Eso nos parece destacable cuando, como Corporación, tenemos que luchar para que nos aporten los recursos para que todas estas iniciativas puedan ser posibles”, añadió.

Codelco, la mayor compañía de cobre del mundo, opera ocho centros de trabajo, situados entre la nortina región de Antofagasta y la central región del general Bernardo O’Higgins: Chuquicamata, Radomiro Tomic, Ministro Hales, Salvador, Andina, Ventanas, El Teniente y Gabriela Mistral.

En 2012, registró ventas por 15.860 millones de dólares y una producción de 1.758.000 toneladas de cobre fino.

En tanto, el ministro de Minería, Hernán de Solminihac, presente en el mineral situado a 120 kilómetros al sureste de Santiago y a 2.300 metros de altura sobre el nivel del mar, comentó que era interesante ver el esfuerzo de la División El Teniente tradicionalmente conocida como una faena subterránea.

Solminihac destacó, además, el alto grado de participación femenina en dicha operación y que alcanza a casi un 15 % de la dotación, lo que a su juicio “es una buena motivación para seguir creciendo y ser un ejemplo para las demás faenas mineras de nuestro país”.

Por su parte, el gerente general de El Teniente, Álvaro Aliaga, indicó que en su primer año de funcionamiento el yacimiento debió sortear duros escollos como la caída de casi dos metros de nieve en un día.

Aliaga dijo que a pesar de esas y otras adversidades, el yacimiento aportó en su primer año de producción 53.600 toneladas métricas de cobre fino y se felicitó porque pudo cerrar este primer ciclo sin que tener que lamentar accidentes fatales.(DINAMO.CL)