EE.UU era el mayor importador de crudo desde mediados de los años 70.

FOTO PETRÓLEO EN CHINA

China se convirtió en el mayor importador neto de crudo del mundo, lugar que ostentaba Estados Unidos. Este hecho provoca un cambio en la geopolítica de recursos naturales.

La importación neta de Norteamérica cayó a 5,98 millones de barriles por día en diciembre, el menor nivel desde febrero de 1992, según cifras de la Agencia de Información de Energía de EE.UU. En el mismo período, las compras netas de petróleo que hizo China al extranjeras se incrementaron a 6,12 millones b/d, según la Aduana del gigante oriental.

El país norteamericano era el mayor importador desde mediados de los ‘70, lo que determinó su política exterior frente a naciones ricas en petróleo como Arabia Saudita, Irak y Venezuela.
Ahora Beijing recibirá mayores presiones para que asuma una mayor participación en el patrullaje de las rutas navieras. China ya está aplicando una política exterior petrolera más agresiva en países como Sudán, Angola e Irak, donde las compañías estatales chinas han invertido miles de millones de dólares.

“EE.UU. avanza hacia la independencia energética”, afirmó Eric G. Lee, analista de commodities de Citigroup. Aunque los números de diciembre suelen ser volátiles debido a cuestiones impositivas vinculadas a la finalización del año, los analistas y operadores esperan que la tendencia continúe, lo que afectará las rutas del comercio petrolero global y la geopolítica de energía. Las cifras incluyen el crudo y productos con petróleo refinado como el diesel y el querosene.

La producción local de crudo de EE.UU. está en pleno auge como resultado de la revolución del gas no convencional, lo que reduce en el país la necesidad de importar. Además, las grandes petroleras y refinerías norteamericanas como ExxonMobil y Phillips 66 están exportando cantidades récord de productos petroleros con el objetivo de satisfacer la creciente demanda de nafta, diesel y querosene en América latina y África.

La producción de petróleo de EE.UU. creció en 2012 en más de 800.000 b/d. Ese aumento ha permitido al país depender menos de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP).
La Agencia Internacional de Energía (AIE) hace un tiempo que prevé que los países emergentes por primera vez consumirán más petróleo que los países industrializados.(CRONISTA.COM)