Los 4.800 trabajadores de BHP Chile , la mayor productora mundial de cobre, culminaron el jueves una paralización de labores que se extendió por 24 horas para exigir el fin de lo que consideran atropellos laborales y la entrega de un bono por utilidades.

El presidente de la Federación Minera de Chile, Gustavo Tapia, dijo a The Associated Press que la paralización, a la que se sumaron las minas Spence y Cerro Colorado, culminó en la mañana y que los turnos ya funcionan con absoluta normalidad.

Añadió que las acciones a seguir dependerán de la respuesta que entreguen las tres empresas el viernes, día hábil tras el feriado religioso que rige el jueves en Chile.

«Considerando que hoy es feriado, mañana nos vamos a reunir, vamos a conversar y haremos un balance que dependerá de la respuesta que entregue la empresa», afirmó Tapia.

Agregó que están «absolutamente convencidos de que las empresas van a responder y se sentarán con nosotros para trabajar en un acuerdo».

Según cifras preliminares, el paro de 24 horas implicó una pérdida de 20 millones de dólares para sus dueños, una corporación multinacional.

De momento la compañía, cuya producción supera el millón de toneladas métricas anuales, no se ha pronunciado sobre la huelga y tampoco ha respondido un correo electrónico de la AP.

Los dueños de Escondida son la australiana BHP Billiton, con un 57,5%; Río Tinto, de origen británico, con un 30% y Jeco Corp. y Jeco 2, con un 10 y un 2,5%, respectivamente.

La anterior huelga de Escondida se registró en 2011 y se prolongó por 15 días.

Escondida se ubica en pleno desierto de Atacama, el más árido del mundo, a 170 kilómetros al sureste de Antofagasta, a 3.100 metros de altura.

Los mineros denuncian la carencia de control en las faenas, donde los trabajadores trabajan más de 12 horas, y la instalación de cámaras de espionaje en las cabinas de los camiones de extracción lo cual, dijeron, es una transgresión al derecho a la intimidad y la privacidad de los trabajadores.

También exigen el pago de un bono anual por las utilidades de la empresa que, aunque no está considerado en el contrato, se paga desde 2007.

Las utilidades de Escondida en 2012 fueron de 3.168 millones de dólares.