Minera de oro se quedará con una sola operación en Chile.

FOTO MANTOS DE ORO

En paralelo, la compañía está revisando los estudios de factibilidad del proyecto Lobo Marte, que probablemente será más pequeño para reducir la inversión que requiere su desarrollo.

En noviembre Kinross Gold Corporation concretará la paralización de faenas de Mantos Oro, compañía a través de la cual explota el yacimiento La Coipa, una de las minas de oro más antiguas del país, con más de 20 años de operación.

La caída en los precios de los metales explica parte de la decisión de la canadiense, pues aunque el cese de actividades estaba previsto desde hace un tiempo, debido a la antigüedad de la operación, durante el año la fecha definitiva de la suspensión se fue postergando.

De hecho el informe financiero de Mantos de Oro al primer semestre figura que La Coipa ha extendido su vida útil más allá de su plan minero original, gracias a inversiones realizadas y al hallazgo y explotación de varios rajos, que permitieron producir continua mente durante dos décadas.

El vicepresidente de Asuntos Externos de Kinross Minera Chile, José Tomás Letelier, explicó que la situación de menores precios de los metales y mayores costos agotaron las reservas económicamente explotables de La Coipa, que terminarán de ser procesadas a fines de este mes o inicios del siguiente, precisó.

“En otro escenario de precios, probablemente sí se podría haber seguido explotando otro yacimiento de la mina”, añadió.

Durante el primer semestre La Coipa produjo 101.966 onzas de oro equivalente, un 38% más que en igual lapso de 2012, mientras que su costo de producción fue de unos 
US$ 735 por onza, menor a los 
US$ 1.061 de junio anterior.

El precio del oro en tanto, promedia en lo que va del año US$ 1.451,95 por onza, de acuerdo con lo informado ayer por la Comisión Chilena del Cobre (Cochilco), un 12% menos que el promedio de 2012.

Suspensión temporal


El ejecutivo aseguró que la decisión fue comunicada oportunamente a los sindicatos con quienes se acordó una fórmula de desvinculación para los trabajadores que no puedan ser reubicados en la otra operación que la empresa tiene en el país: Maricunga.

Además, otro grupo de operarios, de un total de 460 trabajadores, seguirá vinculado a Mantos de Oro, pues como aclaró Letelier no estamos frente a un cierre definitivo de una mina, sino que esta es una paralización termporal-parcial (PTP), es decir, que los equipos seguirán sometidos a mantención al igual que la mina, de forma que ante una recuperación de las condiciones de precio La Coipa pueda ser reabierta.

Letelier recordó que las PTP no son un fenómeno nuevo en la minería local, pues en 2001 y durante cuatro años, debido a la caída del precio del oro, fueron suspendidas las operaciones de Maricunga, lo mismo que sucedió con otras faenas como Cerro Bayo en la región de Aysén.

Proyectos


Kinross está desplegando una fórmula para reaccionar rápidamente ante un futuro repunte en las condiciones del mercado del oro, aunque por ahora estos ajustes productivos, dijo Letelier, también se han traducido en una reorganización de la estructura de la compañía en el país, con una reducción de personal y de costos de administración en la casa matriz.

En el plano de los proyectos, en la zona de La Coipa detectaron un nuevo yacimiento denominado Fase 7 que está en fase de factibilidad y hace algunas semanas fue retirado de la evaluación ambiental para recabar más información “para presentarla en algún momento en el futuro”, dijo el ejecutivo.

Respecto de Lobo Marte, proyecto greenfield (nuevo) también de oro, que permanece en carpeta porque la compañía priorizó inversiones en Mauritania y Rusia, Letelier comentó que mientras la evaluación ambiental del proyecto está suspendida a petición de la empresa, están revisando la ingeniería con el objetivo de reducir el tamaño de la mina y así bajar la inversión que ésta requiere, con lo cual facilitarían una decisión por parte de la minera canadiense.(DIARIO FINANCIERO)