Mientras en Aysén las negociaciones aún no muestran un grado de avance, en Calama sus dirigentes sociales preparan la primera marcha del año tras el masivo movimiento que protagonizaron el año pasado. Según adelantó una de las dirigentes de la Asamblea Ciudadana, la idea es recibir una respuesta del Gobierno antes del 31 de marzo, de lo contrario, no descartan nuevas protestas. Esto, mientras observan con detención lo que sucede en la undécima región.

En conversación con TERRA.cl, una de las voceras de la Asamblea Ciudadana de Calama, Julia Rodríguez, explicó que la idea es que en La Moneda cumplan con el plazo autoimpuesto y entreguen su propuesta antes de fin de mes.

“Entre las demandas con urgencia, nosotros necesitamos recursos permanentes del cobre y la nacionalización de las aguas, con mayor razón ahora,  porque las mineras que están instaladas en otras regiones pretenden ocupar aguas de las fuentes del río Loa”, explica.

“Si las respuestas no satisfacen a la ciudadanía, yo creo que sí, vamos a llegar a una movilización masiva”, agregó Rodríguez.

En esa línea, reconoció que el Gobierno ha mostrado interés por trabajar, sin embargo, critica que “no ha habido ningún avance”.

“Están hablando de proyectos de aquí a 15 años, entonces no nos pareció para nada. Un trabajo que se está haciendo tan grande y para que después nos dilaten de esa manera, o sea, le van a tirar la pelota a cualquier otro gobierno que venga”, aseveró.

La marcha está planificada para el próximo martes 20 de marzo a partir de las 10 horas. A ella asistirán representantes de la Confech, quienes ya han entregado su público apoyo a los calameños.

Rodriguez indicó además que espera la presencia de algún personero de Gobierno en la zona.

“El 23 de marzo es el aniversario de Calama, nos gustaría que viniera aunque sea un ministro a saludarnos. Porque sabemos que nos van a traer respuesta, cuáles sean, lo desconocemos”, indicó.

AYSÉN: “NO ES RECOMENDABLE BAJAR LOS BRAZOS”

En medio del entrampado diálogo entre el Movimiento Social de Aysén y el Gobierno, la vocera de la Asamblea Ciudadana de Calama aseguró que sus colegas “lo están haciendo bien”, y les pidió no desistir de sus demandas.

“A los dirigentes de Aysén el mensaje que yo les daría, es que ellos están dando una lucha tan grande, que no es recomendable bajar los brazos. Pero todos los diálogos tienen que llegar a buen puerto”, puntualizó.

“Cuando se hacen promesas de campañas fuertes y no se cumplen, desgraciadamente después se pasa la cuenta. No es que la ciudadanía esté inventando, son postergaciones que tienen muchos años”, finalizó.(TERRA)