La compañía seguirá  desarrollando el potencial del rajo en el corto y mediano plazo.

Una mina subterránea. Ese podría ser el futuro de Escondida, actual rajo de cobre más importante del mundo. La compañía está evaluando esa posibilidad, alternativa de largo aliento que surge luego del hallazgo de nuevos recursos en la minera, gracias a los trabajos de exploración.

Así lo señaló el presidente de Escondida, Edgar Basto, en una presentación publicada en la página web de la angloaustraliana. El documento surge luego de una ronda de visitas a las faenas con los ejecutivos e inversionistas a inicios de octubre, en la que estuvieron Andrew  Mackenzie, presidente de metales no ferrosos de BHP Billiton, y Peter Beaven, presidente de la división Metales Base de la firma, entre otros.

En su presentación, Basto señaló que el programa de exploración fue exitoso y que hay “un significativo potencial del rajo abierto y la oportunidad para ir hacia lo subterráneo en el largo plazo”. Agregó que el aumento de los recursos base permite ver opciones de desarrollo de más largo plazo. Esto, dado que la minera tiene contemplado seguir expandiendo Escondida como operación a rajo abierto. De hecho, tiene contemplado invertir US$ 4.500 millones para producir 1,3 millones de toneladas en 2015, producción que alcanzó en 2008 y que cayó a 819 mil toneladas en 2011 por la menor ley del mineral.

En la presentación, Basto explicó que los recursos de base de Escondida suman 21.700 millones de toneladas, con una ley de 0,54%. “Hay un incremento  de los recursos en el distrito Escondida. El alza es de 11% comparado con junio de 2011”, dijo.

Basto indicó que con esto, Escondida podrá producir por más de 100 años. “Para el crecimiento de más largo plazo, será necesario invertir en capacidad de producción adicional”, anticipó. Junto con esto, el ejecutivo reafirmó la meta de producir un millón de toneladas de cobre fino en 2013.

En la ronda por los yacimientos, la vicepresidenta de Asuntos Externos, María Olivia Recart, también hizo una presentación a los inversionistas. En ella señaló que en los últimos 12 meses, la firma se encuentra negociando contratos de energía para cubrir la demanda de esta para más allá de 2016. Agregó que la firma está negociando un tercio de la energía que necesitan para el proyecto Kelar, central de ciclo combinado de 500 Mw cuya tecnología inicial era carbón.

Pero BHP Billiton no sólo está potenciando el crecimiento de Escondida. El presidente de Pampa Norte, Iván Arriagada -que en noviembre se va a Codelco-, describió el potencial de crecimiento de Spence con el desarrollo del proyecto hipógeno. La iniciativa que está en fase de prefactibilidad, busca extraer mineral bajo la zona de óxidos y sulfuros. Según la presentación de Arriagada, hay posibilidad de que el proyecto contemple una nueva concentradora, que tendría opción de ampliarse. Además, se contempla construir una planta desalinizadora. Agregó que con esta iniciativa, la vida útil de Spence se podría elevar en 50 años.

La compañía seguirá  desarrollando el potencial del rajo en el corto y mediano plazo.(LT)