Desde su lanzamiento la compañía ha multiplicado por siete el costo del proyecto, cuya inversión supera los US$8.500 millones. Canadiense mantiene frenado hace un año Cerro Casale.

FOTO SINDICATOS PASCUA LAMA

La cartera de proyectos mineros sigue sumando inversiones paralizadas. La última iniciativa en sumarse a esta condición fue Pascua Lama, propiedad de la canadiense Barrick.

El pasado jueves la minera anunció la suspensión indefinida de las obras de construcción del proyecto aurífero ubicado en la Región de Atacama, “manteniendo sólo las obras que se requieren para la protección del medio ambiente”, señaló la compañía.

Con esto, ocurrido la minera canadiense mantiene la totalidad de sus operaciones paralizadas en nuestro país.

A lo ocurrido en Pascua Lama se suma el proyecto minero Cerro Casale -iniciativa de Barrick y la canadiense Kinross- en la región de Atacama, que tras asumir un alza de costos de la energía optó por mantener en espera su desarrollo.

Hace casi un año, los controladores del proyecto Cerro Casale decidieron suspender la iniciativa debido al encarecimiento de los costos y el freno de proyectos energéticos claves para la viabilidad de esta operación, como fueron Castilla, Punta Alcalde y Barrancones.

Las obras de construcción de Pascua Lama se encontraban suspendidas temporalmente en el lado chileno por orden de la justicia y la Superintendencia de Medio Ambiente (SMA) del país; con esta decisión también quedan paralizadas en el lado argentino.

El presidente y CEO de Barrick, Jamie Sokalsky, aseveró que esta medida pospondrá y reducirá los desembolsos de efectivo de corto plazo y le permitirá a la compañía proseguir con el desarrollo en el momento apropiado bajo un esquema en fases más efectivo.

“La decisión de retomar el ritmo de construcción dependerá de mejores condiciones económicas para el proyecto, tales como costos futuros, las perspectivas para el precio de los metales y una menor incertidumbre asociada a asuntos legales y otros requerimientos regulatorios en Chile”, precisó el ejecutivo.

Si bien en su próximo reporte de resultados Barrick entregará una nueva estimación de costos por Pascua Lama, estos ya los había incrementado a un máximo de US$8.500 millones. Desde su lanzamiento en 2005 la minera ha multiplicado por siete sus costos. Vale decir prácticamente US$1.000 millones por año. Sindicatos del proyecto esperan que la suspensión no afecte la estabilidad laboral.(PULSO)

Fuente: Pulso