El proyecto se presentará al Congreso en medio del escepticismo de la CUT y sectores del Parlamento.FOTO NO MÁS AFP“Es un paso más”, se defiende el Ejecutivo.

 

La Presidenta Michelle Bachelet firmará esta mañana en el Palacio de La Moneda el proyecto de ley que crea una AFP Estatal, iniciativa que forma parte de las 56 medidas para los primeros 100 días de Gobierno y busca aumentar la competencia y la cobertura en el sector.

“Con una AFP estatal, que va a ser una empresa pública, lo que hacemos es avanzar un paso más”, adelantó la ministra del Trabajo y Previsión Social, Javiera Blanco.

“La AFP estatal va en busca de inyectar más competencia a un mercado que, sin duda, debe ser más eficiente y, sobre todo, en garantizar las coberturas a personas que hoy día no son un público atractivo para muchas de las AFP privadas que tenemos”, explicó Blanco.

“Es un paso más para algo que es de fondo: cómo mejoramos el sistema de pensiones en Chile. Para eso en enero de 2015 ya vamos a tener el informe de la comisión Bravo”, agregó la secretaria de Estado en alusión a la comisión asesora presidencial encabezada por el economista David Bravo.

Poco entusiasmo

Este proyecto arribará al Congreso sin mayor apoyo de la Central Unitaria de Trabajadores (CUT), liderada por la comunista Bárbara Figueroa.

“Nosotros hemos señalado que la AFP estatal no es el camino que resuelve el problema. El Gobierno también lo ha señalado así y lo saludamos, pero en esa misma perspectiva, nosotros seguimos insistiendo en que el esfuerzo principal tiene que ser de la mano de la comisión previsional, donde nosotros ya fuimos a exponer una vez y fuimos muy claros en señalar que como movimiento sindical no estamos disponibles para reformas en los marcos de las AFP”, dijo Figueroa.

“Queremos transformaciones profundas, donde incluso la posibilidad de un nuevo sistema de pensiones sea lo que se abra paso”, indicó la dirigente.

El vicepresidente del Senado, Eugenio Tuma (PPD), tampoco manifiesta mayores expectativas frente al proyecto: “La AFP estatal sólo va a asignar algo más de competencia al sistema, pero no resuelve el tema de fondo, que son las pensiones dignas”.

“No resuelve tampoco el que los trabajadores puedan tener participación, que tengan derecho a elegir, de tal manera que vamos a avanzar con un proyecto de AFP estatal que, en mi opinión, no sirve para los efectos que los trabajadores quieren”, afirmó el parlamentario.

Legitimar el sistema

Claudio Bonilla, académico de la Facultad de Economía y Negocios de la Universidad de Chile piensa que la AFP estatal no podrá ofrecer comisiones más bajas que las existentes, pero sí ayudará a consolidar la industria y a extender la red de atención a zonas más alejadas.

“El aporte que no hace la estatal va a ser el entregar mejores pensiones, y tampoco va a generar precios más baratos. Lo que sí va a aportar la AFP estatal es que va a ser, de una u otra forma, como el BancoEstado”, argumenta.

“La existencia de la AFP estatal va a generar, de alguna manera, comprensión o aceptación de la industria de las AFP; va a ser más difícil criticar sin razón, así que va a ser más bien una explicación política. En ese sentido es un aporte”, indicó.

Ante las críticas el subsecretario de Previsión Social, Marcos Barraza, señaló que “es legítimo que haya organizaciones, instituciones, que tengan un parecer distinto respecto a la AFP estatal”.

No obstante, “ésta es una medida comprometida por el Gobierno, que tuvo un amplio respaldo en las urnas, y hoy día la vamos a materializar de conjunto con una revisión estructural del sistema de pensiones es la tarea de la comisión de expertos”, declaró.(COOPERATIVA)