Organizaciones ciudadanas junto con algunos parlamentarios entregaron proyecto de ley para modificar la carta fundamental implantada en 1980 durante la dictadura militar mediante una votación sin registros electorales. 

Como “un momento histórico” calificaron los asistentes a la firma del proyecto de reforma constitucional para la Cuarta Urna, la presentación del texto que fue realizado por más de 100 organizaciones ciudadanas y que los senadores ingresaron a trámite parlamentario al Congreso.

Desde el Paseo Huérfanos con Paseo Ahumada, dirigentes de distintas organizaciones, estudiantiles, políticas, ambientales y de trabajadores, iniciaron una caminata con dirección a la sede del Senado en Santiago donde parlamentarios de distintos partidos políticos de la oposición esperaban recibir la iniciativa de reforma constitucional, la que fue firmada por los senadores José Antonio Gómez, Jaime Quintana, Guido Girardi, Alejandro Navarro y Fulvio Rossi.

En las puertas del Congreso, junto a los dirigentes sociales, el candidato presidencial, senador y presidente del PRSD, José Antonio Gómez explicó que con este proyecto “estamos pidiendo que en el Parlamento se discuta la posibilidad de una Cuarta Urna para que se determine, a través de un plebiscito, una nueva Constitución redactada por una Asamblea Constituyente. Este Parlamento tiene la posibilidad histórica de entregarle a la gente la decisión de si quiere o no una nueva Constitución. Este es un momento histórico, porque por primera vez el Parlamento se va a ver obligado a establecer el criterio de que la constitución le pertenece a la ciudadanía. Esperamos que el parlamento vote favorablemente algo que es esencial: transferirle el poder a la ciudadanía para establecer una Constitución democrática. La Constitución de 1980, a pesar de las modificaciones, sigue siendo una constitución ilegitima”.

En esta línea, el presidente del PPD, senador Jaime Quintana, uno de los firmantes del proyecto ingresado hoy, declaró que “hoy el Congreso abre sus puertas una vez más a los movimientos sociales y probablemente en una de sus ocasiones más importantes. Hay quienes creen, de manera transversal, que la política chilena no tiene ninguna crisis, ni que hay cambios profundos que hacer. Nosotros creemos todo lo contrario (…) Por lo tanto, el llamado que le hacemos hoy al Parlamento es a no perder la oportunidad histórica de hacer esta tremenda transformación”.

El senador Guido Girardi, quién también firmó el texto, expresó su satisfacción respecto de este acto simbólico realizado en el patio del Senado, “el mundo ha cambiado, no solamente en Chile y hay quienes quieren quedarse en el siglo XX. A mi me parece que no es posible construir consensos, acuerdos, gobernabilidad, a espaldas de la ciudadanía. Ya no se puede construir un Chile solo en las cuatro paredes de un partido, entre gobierno, oposición y empresarios. Es evidente que el movimiento social es un actor político. La política tradicional, si quiere renovarse, debe tener un diálogo horizontal con los movimiento sociales y, por lo tanto, es absolutamente imposible pensar que puede emanar una nueva Constitución con la legitimidad necesaria si no se hace de cara a la ciudadanía”.

El diputado y miembro de la directiva nacional de la Izquierda Ciudadana, Sergio Aguiló, subrayó la importancia de esta propuesta, he hizo un llamado directo a sus pares en el Congreso, “lo único que queremos decir es que este es el test más importante que tenemos los parlamentarios en nuestro país: o estamos con la Constitución de Pinochet (con sus modificaciones marginales) o estamos con una nueva Constitución que es la que plantean aquí los movimientos sociales, no hay más alternativas. Ese es el test que nos pone la historia, que nos pone la sociedad y que nos pone la ética y la política a quienes estamos acá (…) Le pedimos a cada uno de los parlamentarios, diputados y senadores, que el día que se deba discutir en comisión y sala, tengan el coraje de dar sus argumentos, si quieren estar con la herencia de Pinochet o la democracia nueva que surge”.

Para Gustavo Ruz, vocero del Comité de Iniciativa por una Asamblea Constituyente, urge convocar a una Asamblea Constituyente, ya que “nuestra sociedad y todas las leyes de la República son determinadas por la Constitución de Pinochet”.

Paulina Acevedo, en representación del Observatorio Ciudadano, organización que lleva años trabajando el tema de la Asamblea Constituyente, agradeció a los senadores por ingresar la propuesta y destacó que “este es un proceso ciudadano, un proyecto de ley que se ha construido desde la ciudadanía. Pero hay que recordar que estamos aquí con los senadores, porque los ciudadanos no tenemos la posibilidad de presentar iniciativas legislativas”.

Acevedo recordó que actualmente “hay un proyecto de ley en el Congreso que nos permitiría hacer este ejercicio de forma autónoma (…) estamos aquí por la Asamblea Constituyente, pero mientras avanzamos en este camino, debemos lograr avanzar en la Iniciativa Popular de Ley para que sea una realidad en Chile”.

Finalmente, el dirigente de la CONFUSAM, Esteban Maturana, declaró que “sería un insulto a la democracia chilena, a las aspiraciones de todo un pueblo, el que este Parlamento rechace el que nosotros nos pongamos de acuerdo como país, para elaborar una Constitución política, una constitución política que no sea producto de cuatro iluminados. Porque, por mucho que sepan de leyes, o por mucho que sepan de historia, no fueron elegidos por la gente (…) nosotros queremos una Constitución que sea producto real de la soberanía ciudadana con una Asamblea Constituyente y constituyentes elegidos por el pueblo”.

Para que este proyecto sea aprobado, se requiere de un quorum de 3/5, es decir, 23 votos a favor en el Senado.(DIARIO DE ANTOFAGASTA)