La presidenta argentina, Cristina Fernández, declaró hoy de utilidad publica y sujeto a expropiación el 51 por ciento del patrimonio de la petrolera YPF, controlada por la española Repsol.

 De las acciones expropiadas, el 51 por ciento pasarán a estar bajo control del Estado nacional y el 49 por ciento restante se distribuirán entre las provincias.

 Paralelamente, la mandataria trasandina anunció un proyecto que declara de interés público la explotación de hidrocarburos. (LA SEGUNDA)