La constitución de GlencoreXstrata International debe recibir la luz verde de las autoridades de la competencia de la Unión Europea (UE), que se pronunciarán sobre la fusión antes del jueves.

Los accionistas de la minera Xstrata y del grupo suizo Glencore, aprobaronn hoy  su fusión, de la que resultará GlencoreXstrata International, el cuarto mayor grupo minero del mundo.
El 90% de los titulares de acciones de Xstrata, con sede en Suiza, dieron su visto bueno a la oferta de US$33.000 millones de su vecina Glencore y eliminaron el último obstáculo para ratificar la mayor fusión empresarial internacional del año 2012.


Mientras que, en el caso de Glencore, el plan contó con el respaldo del 99,42% de los votos. 


 La constitución de GlencoreXstrata International debe recibir la luz verde de las autoridades de la competencia de la Unión Europea (UE), que se pronunciarán sobre la fusión antes del jueves.


GlencoreXstrata International se convertirá de esta manera en el cuarto actor principal de un mercado minero y de materias primas muy competitivo, con presencia de gigantes como la británico-australiana BHP Billiton, la británica Rio Tinto y la brasileña Vale.
Sumando las cuentas de resultados en 2011 de ambas firmas, el nuevo grupo tendrá un peso de US$209.000 millones, con unos beneficios brutos el pasado año de US$16.200 millones y un valor potencial en Bolsa de US$90.000 millones.


Glencore tiene, además de numerosos activos mineros (zinc, cobre, plomo y aluminio, entre otros), fuertes inversiones en petróleo y carbón, y en algodón, trigo, girasol y azúcar.
Xstrata se dedica a la extracción y tratamiento de materias primas (principalmente cobre, carbón, ferrocromo, níquel, zinc, vanadio y platino) en una veintena de países de todo el mundo.
La operación tuvo también una lectura socioeconómica por parte de organizaciones como «La Declaración de Berna», que promueve las relaciones solidarias entre Suiza y los países de Asia, África y América Latina, que pidió a la futura empresa máxima transparencia.
Según «La Declaración de Berna», el número de obreros muertos en explotaciones de Xstrata dobla el de BHP Billiton, mientras que en el caso de Glencore se multiplica por 16, debido a las operaciones «sin escrúpulos» en países como la República Democrática del Congo, donde el conflicto armado permite una corrupción rampante.