La movilización, que se aprobó por amplia mayoría, es la primera que se lleva a cabo en los 24 años de existencia de la estación. Fue posible después que el año 2011 se formara un sindicato que tiene más de 500 afiliados y cuya creación nunca fue permitida por el fallecido empresario y controlador histórico del canal, Ricardo Claro.

 

Por una amplia mayoría de 93 por ciento, el sindicato único de trabajadores del canal Mega aprobó una huelga legal y acordó ir a un paro total de actividades , el cual comenzó a  las 00:00 horas del lunes 20 de octubre.

Es la primera vez en 24 años que los funcionarios aprueban una movilización y fue posible tras la conformación en 2011–después que el grupo Bethia tomara el control del canal– de un sindicato único que agrupa a las áreas dramáticas, prensa, reality, iluminación, administrativos y técnicos.

El fallecido empresario Ricardo Claro, quien fue el controlador histórico de Mega, siempre se negó a permitir que sus trabajadores se organizaran sindicalmente.

Pero el escenario cambió. Ahora, el grupo Bethia debe retomar las negociaciones en momentos en que el canal atraviesa por un inmejorable escenario de sintonía, gracias al éxito de sus teleseries turcas como “Las Mil y Una Noches” y “Qué Culpa Tiene Fatmagül”, el repunte de su noticiero central y los buenos resultados de su matinal “Mucho Gusto”, a lo que se suma el reforzamiento de su área deportiva con la transmisión de los partidos de la selección chilena de fútbol con miras a las clasificatorias para el Mundial Rusia 2018.

Este escenario es el que le ha significado a la estación obtener “utilidades históricas” en lo que va de 2014, las que, aseguran los trabajadores, superan 3,5 veces las obtenidas el año anterior.

Y son precisamente esos números los que sirven de argumento a los trabajadores para exigir que se atiendan los puntos de su petitorio. La renuencia del canal, cuyo vicepresidente es el actual presidente del Grupo Bethia y de Azul Azul, Carlos Heller, llevó al quiebre de la mesa de negociación el pasado jueves 9 de octubre y a que se aprobara la huelga con el voto a favor de 484 trabajadores de un total de 520 afiliados, de los cuales 486 participaron en la consulta.

Los principales conflictos tienen que ver con el monto del reajuste de remuneraciones. La empresa ofrece 30 mil pesos, cifra muy distante de los 100 mil que piden los funcionarios. Otras demandas son el aumento de las vacaciones de 15 a veinte días y la instauración de viáticos nacionales y regionales.

Tampoco hubo acuerdo en los plazos de negociación, ya que la empresa plantea que abarque los próximos tres años, mientras que el sindicato fijó un límite de dos años.

Los dirigentes esperan que dentro de la semana la empresa proponga una nueva oferta para evitar el paro total, que, aseguran, “generaría efectivamente una mella en el funcionamiento del canal”.(EL MOSTRADOR)