39 trabajadores asistían a una clase de entrenamiento subterráneo , cuando un túnel se desplomó sobre ellos la mañana del martes.

FOTO DERRUMBE MINA INDONESIA

 Las operaciones de Freeport-McMoRan Copper & Gold Inc en Indonesia continuaban paralizadas este jueves, mientras socorristas luchaban por encontrar a los 23 trabajadores aún atrapados bajo tierra 48 horas después del colapso de un túnel de entrenamiento en la segunda mina de oro del mundo.

Treinta y nueve trabajadores asistían a una clase de entrenamiento subterráneo en el complejo Grasberg, en la remota provincia de Papúa Occidental, cuando un túnel se desplomó sobre ellos en la mañana del martes. Cinco personas murieron, según indicó Freeport el jueves en un comunicado.

La empresa suspendió temporalmente las actividades mineras el miércoles, como señal de respeto a las víctimas. En el comunicado, Freeport aclaró que las negociaciones salariales que habían comenzado el 13 de mayo también fueron suspendidas.

El líder sindical Virgo Solossa dijo a Reuters que no había problema con la suspensión de las conversaciones salariales, y agregó que planeaba asistir a un encuentro del sindicato el jueves para decir sobre la respuesta al accidente en el túnel del complejo Grasberg, que cuenta con las mayores reservas de oro del mundo.

              La causa del accidente todavía no está clara. El túnel de entrenamiento estaba ubicado fuera de la zona minera en sí, a unos 500 metros de la entrada de la mina Big Gossan.

              Hasta el momento, 11 personas han sido rescatadas o lograron escapar al derrumbe, según el comunicado de Freeport.

              «Los socorristas han estado trabajando contrarreloj por dos días y continúan intentando llegar al resto de los colegas atrapados en el menor tiempo posible», dijo por escrito el residente director de Freeport Indonesia, Rozik Soetjipto, quien se encuentra en el lugar.

              El colapso del túnel es uno de varios incidentes relacionados con trabajadores en la mina de Papúa Occidental en años recientes, incluida una huelga a fines del 2011 que se extendió por tres meses.

              Los operadores no esperan que el actual cierre impacte en el suministro.

              La mina suele tener varios días de reservas acumuladas en el lugar, y alrededor de un mes de material estaría almacenado en puerto, lo que sugiere que hay poco riesgo de que la firma no cumpla con el suministro a clientes, señaló un operador con base en Singapur.

              Freeport Indonesia prevé que sus ventas alcancen las 1.100 millones de libras de cobre y los 1.200 millones de onzas de oro en el 2013, un 54 y un 31 por ciento más que las estadísticas del 2012, respectivamente.YAKARTA (Reuters) –

              (Reporte de Randy Fabi, Yayat Supriatna y Michael Taylor; Traducido al español por Ana Laura Mitidieri, editado por Patricia Avila)